Economía

pierde la producción de 900 coches

pierde la producción de 900 coches

Renault España ya sufre los efectos de la escasez de semiconductores. La planta del fabricante automovilístico galo ubicada en Palencia -donde se ensamblan los modelos Kadjar y Mégane- se ha visto obligada a parar su producción durante toda la jornada del pasado viernes por falta de abastecimiento. Una situación que ha llevado a la firma del rombo a decir adiós al ensamblaje de 900 vehículos, tras enviar a más de 1.000 trabajadores a casa por la paralización del turno y medio que opera en la factoría.

Así lo han confirmado fuentes de la compañía a OKDIARIO que aseguran que «la planta de Renault Palencia no ha podido abrir este viernes por falta de abastecimiento de semiconductores y ha cerrado las dos líneas de producción hasta perder el ensamblaje de 900 unidades». Además, han recalcado que no se trata de un parón de producción puntual y podría repetirse en los próximos meses, ya que hay una escasez de suministros importante».

No obstante, la firma del rombo ha explicado que no tiene previsto decretar días de bolsa de trabajo por la paralización de las cadenas de montaje para esta semana en la planta de Renault Palencia, pero ya ha activado el nivel de producción bajo penuria. Esto es, que las piezas de las que disponga el fabricante automovilístico francés las repartirá a las factorías más competitivas.

«Desde Renault España, estamos trabajando semana a semana para realizar un control exhaustivo de los niveles de suministros de las plantas ante la falta de semiconductores», explican. Además, han anticipado que «los mayores problemas de abastecimiento se esperan en el segundo trimestre, pero tenemos la esperanza de que se revierta la situación entre los meses de julio, agosto y septiembre para enfrentarnos a la recuperación de las unidades perdidas con la implantación de turnos adicionales».

No obstante, Renault Palencia no ha sido la única factoría de la compañía gala que se ha visto obligada a cerrar por falta de semiconductores en la tercera semana de febrero. «También han cerrado las fábricas de Sandouville (Francia) que ensambla furgonetas; la factoría de Tánger (Marruecos), durante dos días; y la principal de Dacia en Pitesti (Rumania) durante un día», puntualizan fuentes de la compañía a este diario.

En juego: la producción de 100.000 coches

Ante este escenario, el Director General del Grupo Renault, Luca de Meo, explicó en la presentación de los resultados financieros del fabricante automovilístico galo que «la escasez de productos electrónicos que afecta a todo el sector del automóvil, podría impedirnos la producción de unos 100.000 vehículos este año, que en tiempos normales podría rondar los 3 millones de euros».

Sin embargo, de Meo no ha querido avanzar cuáles son las plantas más afectadas por la falta de abastecimiento -con el argumento de que los primeros en saberlo serán los trabajadores de cada una de las factorías a los que se les comunicará en la situación de aprovisionamiento en las próximas semanas-, pero sí ha anticipado que los mayores problemas de abastecimiento se esperan en el segundo trimestre, y que intentaría recuperar el terreno perdido en el tercero con la convocatoria de turnos especiales entre los meses de julio, agosto y septiembre.

«Después de un primer semestre impactado por la Covid-19, Renault ha mejorado significativamente su productividad en el segundo semestre. Este resultado es fruto del esfuerzo de todos, de la acertada aceleración del plan de reducción de costes fijos y de una mejora en nuestra política de precios. Se da prioridad a la rentabilidad y a la generación de cash, como se anunció en nuestro plan estratégico Renaulution», ha resaltado el director general de la firma del rombo. Además, ha destacado que «el año 2021 será difícil, con incertidumbres relacionadas con las crisis sanitarias y el suministro de componentes electrónicos. Afrontaremos estos retos de forma colectiva, en la dinámica de recuperación emprendida desde el pasado verano».

Otras fábricas afectadas

La falta de abastecimiento de semiconductores ya afecta a cuatro factorías españolas. Las plantas de Seat Martorell, Volkswagen Navarra, Ford Almusafes y Stellantis Zaragoza han sido las primeras en registrar parones en las líneas de producción por graves problemas de suministro. ¿El culpable? Los chips de los circuitos electrónicos de los coches, más conocidos como semiconductores, que han disparado su demanda hasta un 300% con el boom del sector tecnológico en plena recuperación del automóvil.

Una crisis de abastecimiento a la que hay que sumar los efectos derivados de la pandemia del Covid-19 en el sector de la automoción que ha provocado un hundimiento de las matriculaciones en el año 2020 de más del 32% en comparación con el mismo periodo del año anterior. Una cifras que no parece que vayan a remontar, al menos al inicio del 2021, ya que el primer mes ha comenzado con un desplome de las ventas de coches del 51,1%.

okdiario.com

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta