España

El comité clínico decide en una reunión clave sobre la desescalada cuánto y dónde abre la hostelería

Adrián Mateos

Santiago
Actualizado:

Guardar

En la mañana de este lunes, a partir de las 10.00 horas, tiene lugar una nueva reunión del comité clínico, que ahondará en la desescalada de la tercera ola, que ya se desgasta con importantes bajadas. Cuando termine la reunión, a partir de las 13.30 horas, el presidente Alberto Núñez Feijóo dará cuenta de las novedades en rueda de prensa. Con todo, hay que revisar esos descensos desde la óptica comparativa con las otras dos olas, teniendo en cuenta que si bien la bajada gallega está siendo rápida, el margen para bajar es mucho más amplio, por lo que los datos siguen siendo muy altos.

Por ejemplo, las UCI y los hospitalizados totales con covid no cesan en el descenso, pero sus cifras continúan por encima del pico de la segunda ola. Ese es uno de los titulares, la persistente bajada en críticos, donde hay 155 pacientes, ocho menos que en la anterior actualización del Sergas. Pero esa bajada se ve empañada con una subida en los pacientes con el virus en planta, que son tres más y se quedan en 580: en total, cinco personas menos hospitalizadas, siendo con datos hasta las 18 horas del sábado 735.

Todo ello en una jornada en la que sí se pudo ver un descenso notorio de los nuevos casos, después de una semana con los datos estancados y el repunte del sábado por encima de los 400. Ayer se notificaron 289 diagnósticos positivos, 129 menos. 79 de ellos fueron en el área coruñesa, mientras que en el extremo contrario el área orensana sumó 17 positivos.

La IA gallega a 14 dias baja a 243, abandonando el nivel extremo. Y si se pone el foco en las siete grandes urbes, cinco están por debajo de los 250 casos por 100.000 habitantes a 14 días que marcan el nivel extremo: Vigo es la de menor incidencia, con una IA que ronda los 165 casos. Le sigue Compostela, en el entorno de los 175, Orense, en una IA de unos 180 casos, Pontevedra, sobre los 225 y Lugo, en los 235 de incidencia. Pontevedra consiguió ayer romper esa barrera. La Coruña y Ferrol prosiguen sus bajadas, pero con camino todavía por recorrer: la urbe herculina está aún en los 410 puntos de IA, mientras Ferrol consigue bajar a la franja de los 300, rondando los 390 casos.

Los 954 gallegos que se curaron se colocan muy por encima de los nuevos casos, y los activos prosiguen su línea de descenso hasta los 8.616. Lejos quedan ya lo más de 22.000 casos que se llegaron a alcanzar los últimos días de enero. Cuatro áreas tienen menos de mil casos activos: Santiago, con 950 (-95), Ferrol, que registra 861 (92 menos), Lugo, que tiene 838 (reduciendo la cifra en 63) y Orense, que notifica 632 (la bajada es de 81).

El resto de zonas también bajan: La Coruña sigue siendo la más afectada, al tener 2.869 casos activos, pero son 163 menos. Vigo cuenta con 1.316 personas positivas, lo que significa 59 menos. Pontevedra es la siguiente candidata a bajar del millar, al contar con 1.150 casos activos, con una buena bajada de 120.

La positividad de las pruebas PCR está a la baja y se coloca en el 3,4% del total de test, colocándose por debajo del 5% recomendado por la OMS para poder hablar de un brote controlado. Otra gran noticia es que el balance que aporta Política Social sobre los enfermos en residencias sigue a la baja: ayer con diez positivos menos entre sus usuarios, al curarse once personas y contagiarse otra. El efecto de la vacuna se nota y son 98 usuarios ahora mismo contagiados. Es la segunda vez desde el verano que los casos bajan de la centena.

La decisión

Esas son las cartas encima de la mesa de la Xunta y su comité clínico, y en base a estos datos tienen que decidir qué clase de alivios a las restricciones deciden. El foco sin duda alguna está en la hostelería, que ya lleva tres cierres y este último va a acumular, al menos, un mes. Está claro que en algunas zonas los bares, restaurantes o cafeterías van a abrir esta semana, pero hay que ver cómo se modulan los horarios y los aforos. El vicepresidente primero de la Xunta, Alfonso Rueda, señaló este domingo en una entrevista en la Radio Galega que «lo razonable» es «ir abriendo poco a poco» para no tener que «dar pasos atrás». Así, la desescalada deberá realizarse «con cautela» para «no estropear la tendencia», que es «buena» en términos generales «pero no es igual en todas las zonas», lo que lleva a dar pasos graduales y por zonas. En mente también la posibilidad de expandir los perímetros municipales: «Es lógico pensar que a medida que vamos mejorando, el perimetraje se vaya extendiendo, hasta un cierto límite», argumentó.

Otros asuntos que deben dirimir es la apertura de negocios como los gimnasios. No parece que esté sobre la mesa, o al menos no ha sido uno de los temas que desde el gobierno gallego se han comentado de manera asidua, un recorte al toque de queda, ahora mismo de 22 a 6 horas.

Ver los
comentarios

www.abc.es

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta