Mundo

El modelo de comunicación de Mario Draghi, en las antípodas del populista «Aló presidente»

Adrián Mateos

Corresponsal en Roma
Actualizado:

Guardar

El primer ministro italiano, Mario Draghi, ha impuesto a su gobierno la línea que siempre ha seguido en su carrera institucional, incluida la de presidente del Banco Central Europeo: ruedas de prensa puntuales solo cuando hay algo importante que comunicar, rigurosas y con explicaciones que todo el mundo entienda. A Draghi no le gusta el ruido mediático ni la propaganda. Por eso, se mantiene lejos de las redes sociales, donde ni siquiera tiene un perfil abierto.

De formación jesuita , habla con frases de tres palabras. Pero suelen ser suficientes. De ahí que se le considere un comunicador muy eficaz. Todo el mundo recuerda su célebre frase, con la que salvó el euro: «Whatever it takes» (‘Lo que sea necesario’), que la acompañó de otras tres palabras para dar confianza y mostrar su coraje: «Creedme. Será suficiente».

Nada de retórica

Ante la colosal tarea que le espera y las muchas expectativas que su gobierno ha generado, Draghi impone a sus ministros casi la regla benedictina de ‘ora et labora’ (reza y trabaja), locución latina que en su versión laica de banquero y político sería ‘trabaja y que hablen los hechos’. Ha impuesto ya la sobriedad y nada de retórica en el Ejecutivo. Ese será su estilo de gobierno. Al terminar su primer consejo de ministros, uno de ellos le preguntó cuál será el estilo de comunicación en que se inspirará. Esta fue su respuesta: «Haré hablar a los hechos. Ahora mismo no comunicamos nada, porque todavía no hemos hecho nada». No era una pregunta banal, en un tiempo en que abundan los políticos que viven casi pendientes de las redes sociales, e incluso algunos gobernantes se han aficionado a discursos con el modelo ‘Aló presidente’, el vehículo de propaganda del chavismo.

Información institucional rigurosa

En el palacio Chigi, sede del gobierno, ha colocado a Paola Ansuini, procedente del Banco de Italia, donde era jefa de comunicación. Ansuini es licenciada en Ciencias Políticas, con cuatro hijos y muchas lecturas. Con Draghi tiene una relación de estima mutua formal y se tratan de usted. Conoce a la perfección el estilo del primer ministro: institucional, con información muy rigurosa y aséptica. Solo se debe hablar cuando hay algo que comunicar. Es decir, la misma línea que siguió cuando era presidente del Banco Central Europeo y anteriormente del Banco de Italia: No se comentan los rumores y, sobre todo, no se crean. Las palabras deben ir ligadas a los hechos.

Se rompe así radicalmente con la etapa de su antecesor, Giuseppe Conte. Este tenía como portavoz a Rocco Casalino, del Movimiento 5 Estrellas, personaje muy controvertido, que pretendía controlar todo e imponía en las televisiones incluso los políticos del M5E que a su juicio debían aparecer.

Transparencia

En definitiva, Draghi tendrá un excepcional portavoz: él mismo. Combinará la necesidad de devolver a la opinión la confianza en la política, con la seriedad y el rigor del mensaje institucional. A ello añadirá otra palabra que considera fundamental: la transparencia. Así lo explicó en la Cámara de Diputados cuando pidió el voto de confianza para su gobierno: «Una de las claves para evitar la difusión de la corrupción está representada por el principio de la prevención, con una política de simplificación y transparencia, fundamental en la administración pública. Los ciudadanos deben hacer sentir su voz. Es la base de la responsabilidad. Por tanto, deben tener acceso a la información, ya sean datos cuantitativos o cualitativos. Esto permite a los ciudadanos analizar la actividad en los procesos de decisión públicos. Se debe respetar el principio de la intervención activa de los ciudadanos en las decisiones, para lograr aumentar y alimentar su confianza en las instituciones y también el necesario control social».

A los discursos que pronunció Draghi en el Senado y Cámara de los Diputados para pedir la confianza, que obtuvo por amplísima mayoría, no le sobró ni una palabra. Un escritor y periodista atento observador del parlamento comentó, tras el discurso del primer ministro en el Senado: «Mario Draghi ha dicho en 55 minutos más que su antecesor Giuseppe Conte en dos años y medio de mandato».

Ver los
comentarios

www.abc.es

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta