Mundo

Caones de agua para reprimir las protestas por el golpe de estado en Birmania

Manifestaci

Actualizado

Manifestacin prodemocrtica en el centro de Rangn.LYNN BO BOEFE
  • Asia Miles de manifestantes salen a la calle en Rangn pese a la censura y las detenciones en Birmania
  • Asia Las protestas en Birmania se intensifican: «Viva Madre Suu. No queremos una dictadura militar»

Desde 2007 no se vean unas protestas tan grandes en Birmania. Entonces, miles de ciudadanos, encabezados por los monjes budistas, pidieron una bajada de precios para reducir unos ndices de pobreza cada vez mayores. Lo llamaron la Revolucin del Azafrn por el color de las tnicas de los monjes. Los generales de la Junta Militar que gobernaba el pas enviaron al ejrcito para solucionar a tiros las protestas. Cientos de civiles murieron.

Ahora, 14 aos despus, la Junta Militar vuelve a estar en el poder tras un golpe de Estado. Al frente del nuevo gobierno est el general Min Aung Hlaing, quien aplaudi la represin contra los manifestantes en la Revolucin del Azafrn. Y los monjes budistas, ataviados con su caracterstica tnica, han sido los ltimos en sumarse a las protestas contra la dictadura militar.

Este lunes ha sido el tercer da de protestas masivas en varias ciudades de Birmania. Desde la capital, Naipyid, pasando por la ciudad ms grande del pas, Rangn, hasta las aldeas de Kachin, en la frontera con China. A pesar del estado de emergencia decretado hace una semana por los militares, los ciudadanos siguen oponindose pacficamente a perder el sistema cuasi democrtico que han estado disfrutando durante la ltima dcada.

Hoy, a diferencia de las protestas del fin de semana, ha sido la primera vez que la polica ha utilizado caones de agua contra los manifestantes. El peridico local Frontier Myanmar ha publicado varias instantneas en las que se ve cmo la polica usa el agua para dispersar a los ciudadanos que protestaban en Naipyid, frente a una estatua del poltico y militar Bogyoke Aung San, considerado hroe de la independencia y padre de Aung San Suu Kyi, la lder derrocada de Birmania que permanece bajo arresto domiciliario junto al resto de dirigentes de su partido, la Liga Nacional por la Democracia (LND), incluido el presidente, Win Myint.

Fue la propia Suu Kyi quien, el pasado lunes, antes de su arresto, dej una nota escrita a mano haciendo un llamamiento a la desobediencia civil. La lder perdi su reputacin internacional despus de defender la represin del ejrcito birmano contra la minora rohingya. Se present hace dos aos ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de la Haya para negar las acusaciones de genocidio y proteger a los mismos militares que la mantuvieron presa durante 15 aos y que ahora han vuelto a detenerla y hacerse con el poder.

Pero, dentro de Birmania, la reputacin de Suu Kyi sigue intacta. Por ello, su llamamiento a la desobediencia civil lleg con fuerza a las grandes ciudades del pas. Poco a poco, fueron apareciendo los primeros desafos al nuevo gobierno del general Min Aung Hlaing, quien dijo el martes durante la primera reunin de su nuevo gabinete que «era inevitable que el ejrcito tuviera que tomar el poder despus del fraude en las pasadas elecciones de noviembre». La comisin electoral ha negado en todo momento las acusaciones de fraude en unos comicios en los que el partido de Suu Kyi arras llevndose el 83% de los escaos.

Esta maana, la televisin estatal, MRTV, ha emitido un comunicado de las autoridades en el que avisan que tomarn «acciones legales» contra los manifestantes. «Aquellos que estn perturbando la estabilidad del estado, la seguridad del pblico y el estado de derecho deben ser contrarrestados con medidas efectivas y se tomarn acciones de acuerdo con la ley«, deca la advertencia.

En Rangn, los monjes budistas han marchado junto a otros grupos de estudiantes y profesores, ondeando banderas multicolores junto a pancartas con el color rojo del partido de Suu Kyi. «Liberen a nuestros lderes, respeten nuestros votos, rechacen el golpe militar«, se lea en uno de los carteles. «Salvemos la democracia», rezaba otro.

La Asociacin de Asistencia a Presos Polticos de Birmania (AAPP) asegura que 147 personas han sido arrestadas desde el golpe militar: legisladores, activistas y funcionarios. El pasado mircoles se conoci la noticia de que Suu Kyi se enfrentaba a un cargo de violar la Ley de Exportacin e Importacin despus de que la polica, en el registro de su casa tras el golpe militar, encontrara dispositivos de comunicacin -walkie-talkies- que supuestamente haban sido importados ilegalmente y estaban siendo utilizado por el equipo de seguridad de la lder. Segn la ley birmana, estos cargos podran acarrear una pena de prisin de hasta tres aos.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

www.elmundo.es

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta