España

sufre su cuarta ola mientras el resto de España va por la tercera

Roberto Pérez

Zaragoza
Actualizado:

Guardar

El Covid vuelve a propagarse en Aragón a un ritmo desenfrenado, idéntico al que registró cuando se dispararon las anteriores oleadas de contagios. De hecho, las cifras que se dan en estos momentos en la región son como las que sufrió en la segunda quincena de octubre, cuando tras el puente del Pilar empezó su letal oleada de otoño.

Las autoridades aragonesas reconocen lo que resulta evidente con un simple vistazo a sus estadísticas, que esta Comunidad afronta ya una nueva oleada. La propia consejera aragonesa de Sanidad, Sira Repollés, habló ya en diciembre de la «cuarta ola» que llegaba a la región y de la necesidad de frenarla. La pretendida contención ha fallado en una región que lleva un mes con restriciones suavizadas. Las infecciones se han disparado un 220% en solo tres semanas, y el ritmo al que se está propagando el virus no se frena sino que se está acelerando desde hace días.

En el caso de Aragón es la cuarta onda pandémica de coronavirus, mientras el resto de España está haciendo frente a la tercera. Aragón, que ya supera los 3.000 muertos en lo que va de pandemia, es líder en reinfecciones de coronavirus, es la región más precoz y reincidente en sufrir rebrotes que han derivado en oleadas, que están teniendo un crudo reflejo en su economía. Los datos de diciembre dan fe de ello: el paro aumentó en Aragón el triple que en el conjunto de España, cuando tradicionalmente Aragón ha venido arrojando tasas económicas y laborales más positivas que el promedio nacional. Aragón ha destruido 13.000 puestos de trabajo durante el último año y tiene otros 18.000 en ERTE, cifras demoledoras teniendo en cuenta el modesto tamaño del mercado laboral aragonés.

Estrategia

A mediados de diciembre, el Gobierno de Javier Lambán relajó las restricciones para favorecer la movilidad, los contactos sociales y la actividad en navidades. Y, de momento, esas restricciones no ha vuelto a endurecerlas, pese a la acelerada expansión del coronavirus que empezó a notarse en cuanto comenzaron las navidades. La línea por la que ha apostado desde diciembre el Gobierno aragonés, ese levantamiento de restricciones, ha quedado como telón de fondo del nuevo repunte de casos que sufre a la región y, sin embargo, tampoco ha servido para contentar a los sectores económicos más castigados por el Covid -las crecientes protestas de empresarios y trabajadores turísticos del Pirineo son un claro botón de muestra-.

Según los datos oficiales facilitados por la Consejería aragonesa de Sanidad, esta región confirmó ayer miércoles 907 contagios. La Comunidad vuelve a estar en cifras de máximos, con tasas que superan ya los 460 casos por 100.000 y creciendo a gran velocidad en las dos últimas semanas.

Para encontrar tal volumen de contagios en 24 horas hay que remontarse a los primeros días de noviembre, cuando Aragón estaba sumida de lleno en su letal tercera oleada. Y, en cuanto a la disparada tendencia de contagios, la escalada que se está produciendo estos días es como la que se produjo tras el puente del Pilar, tanto por número de infecciones como por la velocidad a la que aumentan.

Restricciones levantadas

Sin embargo, pese a que la gravedad de la situación actual coincide con la de entonces, ahora las restricciones son mucho menores que las que regían en aquel momento. De hecho, el Gobierno aragonés mantiene un rebajado nivel de alarma, por debajo del que existía a primeros de diciembre, cuando los contagios iban a la baja, una situación que nada tiene que ver con la que arrastra esta Comunidad desde la segunda quincena de diciembre.

En vísperas de navidades, el Ejecutivo de Lambán decidió relajar la normativa, y se ha negado a dar marcha atrás pese a que, desde hace semanas, la escalada está siendo imparable. Se reabrieron los locales de hostelería y gimnasios, entre otras medidas que continúan en vigor, al menos de momento.

El repunte de contagios empezó a notarse con claridad en Aragón nada más suavizar las restricciones. En solo tres semanas, los contagios se han disparado en Aragón un 220% y la presión hospitalaria vuelve a ser espinosa.

La evolución de los contagios detectados en los últimos días refleja claramente la desenfrenada velocidad a la que está avanzando el Covid, tras multiplicarse la propagación desde las navidades. El domingo Aragón detectó 284 infecciones, el lunes confirmó 438, el martes se elevaron a 692 y ayer miércoles registró 907.

Ver los
comentarios

www.abc.es

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta