España

Las cárceles catalanas desafían al Supremo y vuelven a proponer la semilibertad de los presos

Adrián Mateos


Actualizado:

Guardar

Las cárceles catalanas en las que cumplen condena los nueve políticos presos han vuelto a proponer clasificarles en tercer grado (semilibertad), pese a que el Tribunal Supremo decidió revocárselos el pasado mes de diciembre después de los recursos presentados por la Fiscalía. El tercer grado permitiría a los líderes independentistas acudir a la cárcel solo a dormir de lunes a jueves y pernoctar en sus domicilios los fines de semana.

La nueva propuesta de clasificación la ha anunciado en una rueda de prensa este viernes el secretario de Medidas Penales, Reinserción y Atención a la Víctima de la Generalitat, Amand Calderó. Ha sido después de las respectivas reuniones mantenidas, simultáneamente, esta mañana de las juntas de tratamiento de los centros penitenciarios de Lledoners, Puig de les Basses y Wad Ras. La nueva clasificación, no obstante, no será efectiva hasta contar con el aval de la Secretaría de Medidas Penales del Departamento de Justicia de la Generalitat -que tiene un plazo máximo de dos meses para pronunciarse-, algo que, de todas formas, parece más que probable.

Las cárceles catalanas ya avalaron el julio pasado pasar a los líderes presos de segundo grado (régimen ordinario) al tercero (semilibertad). En diciembre, sin embargo, el Tribunal Supremo tumbó esa clasificación al resolver los recursos que había presentado la Fiscalía. En diciembre, no obstante, ya solo la exconsejera Dolors Bassa y la expresidenta del Parlamento catalán Carme Forcadell disfrutaban del tercer grado, pues los del resto de presos estaban ya suspendidos -por un juez de vigilancia penitenciaria- a la espera de la definitiva decisión del Supremo.

Los presos tampoco disfrutan en este momento, por resolución judicial, de la flexibilidad que les permitía el artículo 100.2 -un «tercer grado encubierto», según la Fiscalía-, que la Generalitat les había concedido al poco de empezar a cumplir la condena.

En la rueda de prensa de este viernes, Calderó ha explicado que en sus reuniones de esta mañana para tomar una decisión los técnicos de las juntas de tratamiento han puesto «en la balanza», por una parte, la resolución del Supremo que vetaba los terceros grados y, en el otro lado, el hecho de que los nueve presos en los próximos días habrán cumplido ya una cuarta parte de sus condenas.

Sin unanimidad

Con todo, no ha habido unanimidad de los técnicos de la junta de tratamiento a la hora de proponer de nuevo estos terceros grados. La ha habido respecto a Jordi Cuixat, Jordi Sànchez y Dolors Bassa, pero no en el resto de casos, donde no todos los técnicos se han puesto de acuerdo. En el caso de Oriol Junqueras, Carme Forcadell, Quim Forn, Jordi Turull, Josep Rull y Raül Romeva, la semilibertad se ha aprobado por mayoría, pero no por unanimidad.

Ahora, el probable tercer grado de los líderes presos, que la Generalitat deberá avalar próximamente, se sumará en el debate político al posible indulto de los políticos catalanes, en plena precampaña electoral autonómica.

Ver los
comentarios

www.abc.es

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta