Deportes

Carlos Alcaraz, el futuro ya está aquí

Carlos Alcaraz, el futuro ya está aquí

Actualizado:

Guardar

Tiene registros que mejoran incluso los de Rafael Nadal. Pero Carlos Alcaraz quiere ser él, con su camino, aunque los focos no dejen de apuntarlo porque el tenis español necesita agarrarse a algo que no sea el vacío que puede dejar la marcha, cada vez más cercana, del balear. Pero Carlos Alcaraz quiere ser él. Un tenista singular que ya se ha metido en el Abierto de Australia tras superar la fase previa. Y con 17 años, da motivos para creer a los demás, mientras él se mantiene en el suelo.

Fue creciendo la promesa cuando el murciano apenas tenía 14 años, con los primeros puntos ATP en su botín, con menos edad que un tal Nadal, campeón de Copa Davis júnior y de todas las categorías intefreiores. Solo unos meses más tarde, cumplidos ya los 15, venció a Pedro Martínez en el Murcia Open y se convirtió en el jugador más joven en ganar a un top 200, tras Tomic, Gasquet y el de Manacor. Novak Djokovic no lo logró hasta los 16 años y 11 meses; a Roger Federer tenía ya 17 cuando lo logró. Otro registro en su mochila: sucedió a Nadal como tenista de menos edad en lograr una victoria en un torneo «challenger», el circuito inmediatamente inferior al profesional ATP; su rival, Jannik Sinner, campeón de la Copa de Maestros «júnior» y contrincante del de Manacor en este último Roland Garros 2020.

Con 16 ya tachó de la lista lograr su primera victoria en el circuito profesional. Fue en Río de Janeiro, ante Albert Ramos, 16 años mayor que él. Y unos meses más tarde, cumplidos los 17 (en abril), su primer título «challenger», en Italia, al que sucedieron Barcelona y Alicante. A la altura de Djokovic en sus inicios. Le llovieron las invitaciones: Conde de Godó o Miami. También la previa de Roland Garros. Pero llegó demasiado pronto. No quieren correr, aunque su cuerpo ya se ha ya estirado hasta el 1’85 y su tenis sea agresivo de principio a fin. Sobre todo en pistas rápidas, donde se desenvuelve de maravilla en todos los planos.

Tenista por tradición familiar, su padre y su abuelo también le dieron a la raqueta, y con cierta proyección, hasta que el alto coste de las escuelas acabaron con la ilusión, se faja en la Academia Juan Carlos Ferrero gracias a las ayudas que ha recibido de diferentes patrocinadores, la agencia IMG, y empresarios que han visto en Alcaraz un talento con muy buena mano y mejor cabeza.

La Federación le sigue de cerca, pero dejándole espacio. A este periódico ya indicaba Javier Soler, director deportivo, que pedían cautela para con el chico, a pesar de lo que ya está deslumbrando. «Las expectativas son altas, pero no debemos obsesionarnos. Hay que tener paciencia en su desarrollo porque el tenis es una carrera muy larga», advertía. «Lo importante -seguía- es que no se le busque ya un sustituto de Nadal. Hay que dejarlo que aprenda. No hay que correr».

El único que corre, pero con pasos bien asentados, es el propio Alcaraz. En el cuadro final del Abierto de Australia con 17 años y sumando. El más joven entre los 200 primeros y premio de sus compañeros tenistas a la mejor progresión en 2020, con un salto de calidad de 350 puestos hasta el 141 que ahora ocupa.

Ver los
comentarios

www.abc.es

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta