España

todos los concellos quedarán en los dos mayores niveles de restricción

Pablo Pazos

SANTIAGO
Actualizado:

Guardar

La relajación navideña ya pasa factura en forma de severas restricciones. El comité clínico propuso en la noche de este martes que toda Galicia quede comprendida en los dos niveles más altos de protección, como respuesta a la tercera ola del Covid, según avanzaron fuentes de la Consellería de Sanidade cuando todavía seguía en marcha la reunión de los expertos sanitarios. Salvo revisión de los cuatro niveles actuales de restricciones, esto conlleva, en primer lugar, que la hostelería tendrá que cerrar hasta las 18 horas, con apertura únicamente en el exterior (al 50%) en el nivel máximo y añadiendo 30% en interior en el medio-alto; siempre con reuniones de hasta cuatro personas. Además, tal y como están concebidos actualmente los niveles de restricción, todos los concellos tendrían la movilidad restringida. En eventos culturales y deportivos el aforo se situaría en 250 personas en interior y 500 en exterior. En principio, entrará en vigor este viernes.

Aunque esto es solo un anticipo de las decisiones del comité clínico, resulta patente que la Xunta decidió apretar esta vez el acelerador, tras atemperar las medidas restrictivas el pasado viernes para «hilvanarlas de una forma más definitiva», según explicaba este lunes Alberto Núñez Feijóo. Será el propio presidente quien dé cuenta al detalle de todos los acuerdos del comité en la mañana de este miércoles (11.30 horas), lo que ofrece una dimensión de su calado. «Nos espera una tercera ola y la tercera ola será igual o superior, yo creo que superior, a la que tuvimos en noviembre», advirtió este martes por la mañana. El mandatario rehuyó las medias tintas y proclamó que la situación ante el Covid «va a seguir deteriorándose» e «incrementándose en las próximas semanas»; que la tendencia al alza de los contagios «va a durar como mínimo todo el mes de enero»; y que, en consecuencia, las medidas que adopte la Xunta han de ser «más restrictivas».

La hostelería llevaba días en el punto de mira. Representantes de este sector están citados a una reunión este miércoles a las 18 horas con el vicepresidente primero, Alfonso Rueda, el titular de Sanidade y la conselleira de Emprego e Igualdade, María Jesús Lorenzana.

A preguntas de los medios durante un acto en Santiago, Feijóo avaló que las nuevas medidas resultarían «proporcionadas a la situación actual y a la situación prevista» de cada concello. Y se plegarían a «protocolos» que «son los conocidos». «No vamos a improvisar», subrayó. Esos protocolos son los que establecen las limitaciones en la hostelería y otros sectores (citó «juego y gimnasios»), así como la movilidad, en función de las tasas de incidencia y otros parámetros. Preguntado por la posibilidad de implementar medidas globales, el mandatario fue rotundo al explicar que no habrá un cambio de doctrina. Se seguirá «estudiando cada concello y cada comarca», porque «no es un traje igual para todos», sino «proporcionado».

Llega la ola

Feijóo recordó que en los últimos días el impacto del Covid está en ascenso, con una acumulación de casos nuevos a 3, 7 y 14 días en un alza «constante y continua». Una «ola que llega a la costa ahora, pero no es una ola como consecuencia de las medidas que hemos adoptado, se vino formando en las últimas semanas». Los problemas que toca afrontar ahora «vienen como consecuencia de acciones individuales y colectivas producidas entre el día 23 hasta la fecha». A causa de las «interacciones sociales del mes de diciembre, la ola será superior a la del mes de noviembre», insistió el presidente de la Xunta, pero esta vez se tomarán las decisiones antes, sin llegar a los 10.000 infectados. No se va a «esperar» a repetir esas cotas, aunque ya asoman los 9.000 contagiados.

Además de pedir la «misma comprensión» que hace dos meses, cuando se anunció el denominado «modelo Carballiño» con cuatro niveles de restricción en función de la incidencia del Covid, Feijóo volvió a defender que «nosotros seguimos estando en una situación menos comprometida» que otras comunidades que «ya activaron medidas muy restrictivas». En todo caso, la Xunta mantiene una «absoluta preocupación».

A Feijóo se le volvió a inquirir este martes por un posible arrepentimiento por la relajación de restricciones en Navidad. Volvió a defender que Galicia sigue un «protocolo serio» y que no fue posible, jurídicamente, eludir el tope de 10 allegados que fijó el Gobierno. En todo caso, reflexionó así: «Si nada se mueve, las posibilidades siempre son menores (…). Pero necesitamos seguir trabajando, estudiando y manteniendo las actividades esenciales. La cuestión es cómo mantenemos la actividad esencial y cómo paramos la onda. Es la gran dificultad y la gran asignatura de la que nos vamos a examinar en las próximas semanas».

Ver los
comentarios

www.abc.es

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta