Deportes

Todo listo para la Prada Cup, antesala de la Copa América

Todo listo para la Prada Cup, antesala de la Copa América


Actualizado:

Guardar

Durante la pausa entre las World Series Auckland y el inicio de la serie de selección Challenger, la Prada Cup, quedó claro que los equipos continuarían desarrollando sus barcos y sus técnicas de manejo, además de incorporar lo que habían aprendido de los tres días de regtatas.

Como siempre en una campaña de Copa, el tiempo es la mayor limitación, pero nunca más que en este ciclo donde la nueva generación de barcos es tan extrema y su verdadero potencial aún no está definido. Aquí, la curva de aprendizaje es empinada para todos.

Así que un programa de regatas de entrenamiento de dos días esta semana brindó la oportunidad de ver qué habían estado haciendo todos los equipos y cómo habían adaptado su navegación. Y desde el momento en que llegaron al campo de regatas, quedó claro que muchas cosas habían cambiado y que la competencia ya se estaba calentando. Rara vez hemos visto este nivel de intensidad en la preparación de una Copa América.

En la regata del primer día vimos a American Magic contra Luna Rossa Prada Pirelli y ambos barcos llegaron con cambios físicos.

Para los italianos, la diferencia más obvia fueron los nuevos carenados de la cabina. Con velocidades del viento sobre la cubierta que alcanzan a veces más de 60 nudos, reducir la resistencia aerodinámica es un gran problema.

Para los estadounidenses, el casco ahora tiene un skeg recientemente extendido que corre más profundo que el original, un cambio que se cree que aumenta la eficiencia aerodinámica del casco al hacer que sea más fácil sellarlo contra la superficie del agua, en términos técnicos, el skeg ayuda a crear un mejor efecto de placa terminal.

Pero su plan de velas también había cambiado con una vela mayor nueva. Curiosamente, en la regata del segundo día, el equipo volvió a utilizar una vela mayor de estilo más convencional. Lograr el equilibrio entre las pruebas y el entrenamiento parecía parte de la estrategia de dos días.

Para este primer día de entrenamientos, la brisa estuvo en el rango de 16-18 nudos, un paso por encima de las condiciones en el ACWS y tras varias salidas, la pareja completó la regata. Aquí, el ritmo fue rápido y cerrado. Antes de Navidad, Luna Rossa había demostrado lo potentes que eran con vientos suaves y había indicado que eran los vientos más fuertes los que sentían que debían desarrollar en particular. Esta regata parecía sugerir que su trabajo ya estaba dando resultados.

El equipo de INEOS del Reino Unido también se mostró abierto sobre su necesidad de escalar la curva de aprendizaje tras su decepcionante actuación en la ACWS. Cuando reaparecieron lucieron un nuevo mástil y una nueva vela mayor. Y aunque era poco probable que esta fuera la única diferencia técnica, su actuación en el primer día de la sesión de práctica fue muy positivo. Más poder, más rendimiento y una confianza renovada en la presalida.

Además, los británicos se enfrentaban al equipo local, ganador de la Serie Mundial de la Copa América, Emirates Team New Zealand. La nueva actuación británica demostró lo lejos que había llegado el equipo en solo unas pocas semanas.

Pero la gran sorpresa llegó cuando los Defensores volcaron en un error no forzado poco después de trasluchar. Un fuerte recordatorio de la delgada línea que pisan todos los equipos. Afortunadamente, nadie resultó herido y enderezar el AC75 solo duró unos minutos. Y aunque el equipo decidió retirarse del resto de las regatas del día, volvieron a estar listos a tiempo para las regatas del día siguiente.

El segundo día de regatas mostró ajustes técnicos y cambios en toda la flota, pero la mayor diferencia fue una caída en la brisa a alrededor de 10-13 nudos, una pequeña diferencia quizás para los yates de regata convencionales, pero para estas máquinas, un conjunto de condiciones significativamente diferente.

Los equipos practicaron y refinaron sus movimientos de juego establecidos junto con sus respuestas a las de sus oponentes. Una vez más, la intensidad aumentó.

Y si bien los equipos analizarán en detalle cada virada, trasluchada y orzada, lo más sorprendente para los observadores es lo duro que están siendo para estos barcos las sesiones que sirven de calentamiento para la Copa Prada que comienza el viernes 15 de enero.

Ver los
comentarios

www.abc.es

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta