Mundo

Trump designa como terroristas a los hutíes, milicia rival de Arabia Saudí en Yemen

Adrián Mateos

Jerusalén
Actualizado:

Guardar

En esta última semana de mandato de Donald Trump, Arabia Saudí recibirá un detalle más de Estados Unidos tras el anuncio de Mike Pompeo de su intención de designar a los hutíes como «organización terrorista internacional». Los rebeldes chiíes controlan la capital de Yemen, Sanaa, y el norte del país y desde 2015 se enfrentan a la coalición internacional liderada por Riad. «Estas designaciones darán herramientas adicionales para hacer frente a la actividad terrorista de Ansar Alá, una milicia mortífera respaldada por Irán en la región del Golfo», declaró Pompeo para justificar un movimiento que encendió las alarmas en las organizaciones humanitarias, que temen que pueda complicar aun más la grave situación que sufren los civiles tras cinco años de guerra. El presidente del Comité Revolucionario de los rebeldes, Mohammed Alí al Huthi, escribió en Twitter que el grupo «se reserva el derecho a responder».

En opinión de Pompeo, esta decisión busca «hacer avanzar los esfuerzos para lograr un Yemen pacífico, soberano y unido que sea libre de la interferencia iraní y que esté en paz con sus vecinos». Ante las dudas planteadas por las organizaciones humanitarias, señaló que Washington «planea poner en marcha medidas para reducir el impacto sobre ciertas actividades humanitarias e importaciones en Yemen». El jefe de la diplomacia estadounidense puso como ejemplo de la amenaza de los rebeldes el ataque con misiles contra el aeropuerto de Aden del 30 de diciembre, en el que murieron 26 personas.

«Merecen ser catalogados como una organización terrorista no sólo por sus actos terroristas, sino por sus esfuerzos permanentes para prolongar el conflicto»

El Gobierno yemení reconocido por la comunidad internacional y respaldado por Riad dio la bienvenida a la medida porque los rebeldes «merecen ser catalogados como una organización terrorista no sólo por sus actos terroristas, sino por sus esfuerzos permanentes para prolongar el conflicto y causar el mayor desastre humanitario en el mundo».

Pulso sectario

Los hutíes son en realidad zaidíes, una confesión derivada del chiismo que literalmente se traduce como ‘partidarios de Dios’, aunque se les conoce como hutíes por el clan que lidera al grupo desde 2004. Durante el mandato del expresidente Ali Abdulá Saleh libraron varias guerras contra el Gobierno central y tras la «primavera árabe» de 2011 dieron un golpe militar que les permitió controlar la capital y las provincias del norte, fronterizas con Arabia Saudí. Los chiíes son apenas un tercio de los 24 millones de yemeníes, donde la mayoría es suní, lo que sirve para reproducir el esquema de lucha sectaria que se produce a lo largo de toda la región con la parte chií apoyada por Irán y la suní por Arabia Saudí, convirtiendo al país de turno en un tablero en el que las dos grandes potencias ajustan cuentas.

Organizaciones internacionales como el Comité Noruego para los Refugiados (NRC, por sus siglas en inglés) pidieron garantías para que Estados Unidos asegure que “las sanciones no bloquean la entrada de la comida, el combustible y las medicinas en el país, ya sumido en una catástrofe humanitaria a gran escala” y donde el 80 por ciento de la población necesita ayuda, según los datos de Naciones Unidas.

Ver los
comentarios

www.abc.es

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta