Noticias

la normalidad no llegará hasta finales de semana

la normalidad no llegará hasta finales de semana

Nadie esperaba que la nieve como consecuencia de la borrasca Filomena viniera con tanta fuerza y mucho menos que durara tanto tiempo en toda España. Sin embargo, los meteorólogos prevén que se mantendrá por los momentos y que la normalidad llegará a finales de la semana.

Además de la Comunidad de Madrid, el frío y el hielo ha llegado a otras localidades de España como Castilla y León, Castilla-La Mancha, Murcia y la Comunidad Valenciana, y también al noreste peninsular: Aragón, Navarra y Cataluña. En Andalucía la lluvia fue la gran protagonista y ocasionó graves inundaciones.

En buena parte de España la alerta seguirá durante gran parte de la semana, ahora por frío, y es mucha aún la nieve por retirar.

Unos disfrutaban la nieve y otros fueron víctimas de ella

Desde hace varios días, la Aemet había informado sobre las condiciones extremas que traería el temporal. El jueves se activó la alerta naranja por nevadas y por lluvias. Pero de todas formas muchas personas alegaron que fue por “falta de previsión” que se quedaron atrapadas en las carreteras, vías de servicio e incluso centros comerciales.

La nieve empezó a dejar imágenes muy navideñas y alucinantes, pero también a afectar a varias carreteras secundarias. El frío dejó la primera víctima en Calatayud (Zaragoza), donde falleció un hombre a -6,5 °C.

A raíz de estos acontecimientos, el interior peninsular amaneció el viernes en alerta roja. La nieve empezó a caer con intensidad por la mañana y no paró hasta el día siguiente. Durante más de 30 horas seguidas los copos de nieve arrastrados por el fuerte viento cubrían monumentos y edificios. Una escena de postal.

Los que no disfrutaban del fenómeno eran los que quedaron atrapados por la caída de árboles o se encontraron con aceras intransitables. Las estaciones de tren y el aeropuerto permanecieron cerrados y los cortes de luz eran constantes.

Miembros de la unidad militar española (UME) quitan nieve para abrir un paso junto a los coches acumulados en la autopista M-40 tras las fuertes nevadas en Madrid, España, el 11 de enero de 2021 | REUTERS

Algunas medidas tomadas en España

Como medida preventiva, la Comunidad de Madrid ordenó el cierre de colegios, institutos y universidades durante lunes y martes. Los funcionarios seguirán teletrabajando excepto aquellos cuya presencia es esencial.

El transporte hacia y desde la capital de España se ha visto paralizado. El Gobierno regional decidió que el Metro funcionara, excepto en algunos tramos afectados, durante 24 horas el sábado y el domingo. Los autobuses de la EMT no pueden circular desde el viernes por la tarde. Los árboles caídos obstaculizan todas las calles.

La presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, pidió ayuda ciudadana para retirar la nieve asegurando que es mejor hacerlo antes de que hiele más y se conviertan las calles, entonces sí, en verdaderas pistas de patinaje. Tanto Ayuso como Martínez Almeida aseguran que la normalidad para los vehículos privados en la capital no llegará como mínimo hasta finales de esta semana.

La borrasca Gloria fue más cruda pero duró menos

El paso de la borrasca Filomena ha recordado lo ocurrido hace un año con la borrasca Gloria, que sepultó literalmente en nieve el sur de Aragón como hacía años que no se recordaba. Las precipitaciones de ese entonces dejaron decenas de pueblos aislados y tejados hundidos.

Sobre Filomena, la Aemet asegura que está más repartida en el tiempo y por toda la geografía española. En general, esta borrasca es más débil, pero su persistencia la ha hecho comparable. Lo más llamativo es el paso de Filomena por Teruel, donde ha estado activa más de tres días y, aún así, no ha tenido las consecuencias de su predecesora.

A la izquierda, nieve sobre la mesa de una terraza en Andorra luego del paso de la borrasca Filomena. A la derecha, la misma mesa tras el paso de Gloria. Foto de un usuario en Twitter

Burgo de Osma registra la mínima más baja

En Burgo de Osma, un pueblo señorial de Soria de casi 5.000 habitantes, situado a menos de 900 metros de altitud se ha registrado la temperatura mínima más baja de este lunes en España. La ola de frío apenas comienza. Se prevé que la temperatura llegará por debajo de los -10 °C en amplias zonas llanas y pobladas del interior peninsular de aquí a finales de semana.

En otro punto de la misma provincia, la temperatura está a -16,1 ºC. También en un municipio de Teruel, Bello, están a una décima por debajo, según los datos de la Aemet.

Los 10 registros más bajos del país son todos inferiores a los -13 °C, una gélida cota a la que se han sumado también en puntos de Zaragoza (Alhama de Aragón), Segovia (Fresno de Cantespino, Miguelañez y Cuéllar), Lleida (Cap de Vaquèira) o Guadalajara (Sigüenza). Por capitales de provincia, Toledo ha bajado hasta los -8 °C, Soria a -7,8; Cuenca una décima menos y Guadalajara hasta los -5,7.

Lea también en Cambio16.com:

www.cambio16.com

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta