Mundo

Caca espacial y la suerte de Armstrong: la NASA y nuevos archivos secretos de la misión Apolo 11

Caca espacial y la suerte de Armstrong: la NASA y nuevos archivos secretos de la misión Apolo 11

Hace diez años la NASA liberó los archivos, con grabaciones incluidas, de todas las misiones Apolo. El materia ahora público incluye, claro está, todos los detalles de la famosa misión 11 que llevó al hombre a la Luna. Una década después de la publicación de esos datos, debido a la cantidad de los mismos, los especialistas e investigadores en la materia siguen encontrado detalles desconocidos. 

De la misión que llegó por primera vez a la Luna, por ejemplo, se descubrió que la persona que debía pisar por primera vez en la historia la superficie lunar era Buzz Aldrin y no, como sucedió, Niel Amstrong. Esto se debe a que los protocolos de la NASA establecían que el astronauta más joven tenia que ser el primero. 

Pero un motivo estrictamente técnico hizo cambiar los planes; el acceso de la nave abría hacia un lado en lugar de hacia arriba o abajo. Al abrirse la escotilla, efectivamente Armstrong tenía un camino libre hacia la salida, mientras que Aldrin quedaba atrapado. Esto confirmaba que, el primer hombre en saltar casi un metro y medio desde el módulo Eagle a la superficie lunar sería finalmente Armstrong, el miembro más destacado del equipo.

¿Cuánto vale la verdad?

Tu apoyo es fundamental

Luego del primer alunizaje y el retorno a la Tierra la mayoría de los científicos que estaban en Cabo Cañaveral estaban tranquilos, menos uno: El capitán Hank Brandli del Servicio Meteorológico de Defensa. Es que el lugar exacto en donde estaba planeado que los astronautas aterrizaran estaba a punto de ser el epicentro de una tormenta tropical. 

El problema era que Brandli no podía dar aviso a la NASA de la terrible situación para que cambien el lugar de contacto, porque para predecir la ubicación del sistema de mal tiempo estaba utilizando una serie de imágenes del Programa de Satélites Secretos de Defensa conocido como 417. En aquellos años (plena Guerra Fría), con la excusa de estudiar el medioambiente se analizaba la nubosidad para encontrar los momentos en que dentro del Proyecto Secreto Corona podían fotografiar el suelo enemigo y espiar las instalaciones secretas de los soviéticos.

Por esas casualidades de la vida y casi milagrosamente, llegó a la base aérea de Hawái el capitán Willard Houston, quien había trabajado con la Marina y conocía el Programa Secreto de Satélites. Su trabajo consistía en asumir el control del servicio meteorológico de la flota. Cuando Brandli se enteró de esto, pidió con urgencia una reunión con Houston. Les mostró las imágenes, su pronóstico y concordaron ambos en que la meteorología adversa en esa zona iba a arruinarlo todo.

Finalmente, a pocas horas de su reentrada en la atmósfera, la NASA cambió el lugar de aterrizaje del Apolo 11 desviándolo unos 350 kilómetros al noreste del lugar original, con un desenlace exitoso a salvo sobre las aguas calmadas del Pacífico. Luego de un tiempo Brandli y Houston se enteraron de que la Marina envió al punto de aterrizaje original un par de cazas para comprobar que efectivamente había una tormenta muy violenta.

Pero no todo es Apolo 11. La misión anterior, que no llegó a la Luna, tuvo una particularidad. En esa misión hay una conversación entre los tripulantes de la nave (Eugene Cernan, Thomas Stafford y John Young) en el medio del espacio en donde abiertamente hablan de que a uno de ellos se les escapó “un amigo”.

Acá le dejamos la conversación completa: 

-Stafford: «Oh – ¿Quién lo hizo?»
-Young y Cernan: «¿Quién hizo qué?»
-Cernan: «¿De dónde viene eso?»
-Stafford: «Tráeme rápido una servilleta. Hay un mojón flotando en el aire»
-Young: » Yo no he sido, no es uno de los míos»
-Cernan: «No creo que sea uno de los míos»
-Stafford: «El mío es un poco más pegajoso. Llévatelo de aquí»
-Young: «Dios Todopoderoso»

Al poco tiempo, aparecen otras heces flotantes:

-Cernan: «Aquí otro maldito mojón ¿Qué pasa con vosotros?»
(risas de Young y Stafford)
-Stafford: «¿Está flotando por ahí?»
-Cernan: «Sí»
-Stafford (riendo) : «Los míos son más pegajosos que ese»
-Young: «Los míos también. Está en la bolsa»
-Cernan: «…Yo no sé de quién es. No puedo ni reclamarlo, ni renunciar mi autoría (risas)»
-Young: «¿Qué demonios está pasando aquí?”

Por este incidente es que la NASA, para las misiones siguientes, perfeccionó el sistema de desechos humanos.

www.bigbangnews.com

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta