España

el Gobierno asume a medias las ideas de la Xunta para Navidad

Pablo Pazos

SANTIAGO
Actualizado:

Guardar

Fijado el plan que marca la desescalada, la siguiente gran pregunta del millón era cómo se gestionarán las fiestas navideñas. Galicia acudió a la reunión de este miércoles del consejo interterritorial, en la que se planteó el protocolo para toda España, con dos grandes propuestas sobre la mesa: como glosó previamente el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, permitir hasta dos unidades familiares —personas que viven bajo el mismo techo todos los días—, sin límite máximo de personas; y, como alternativa, que los niños menores de 10-12 años no se tuvieran en cuenta en el cómputo.

La comparecencia del ministro de Sanidad, Salvador Illa, evidenció que se acogieron a medias las ideas trasladadas desde San Caetano. El plan, aceptado por Galicia según adelantaron fuentes de la Consellería de Sanidade, tiene en cuenta el criterio de las burbujas familiares, aunque da carpetazo a la defensa, sustentada en el criterio de los pediatras, de excluir a los niños del límite máximo en comidas y cenas, fijado finalmente en 10 personas, frente a las seis apuntados inicialmente. Este tope, a su vez, difiere del criterio propuesto por la Xunta.

La doble propuesta gallega contaba con una serie de especificidades. En primer lugar, al hablar de unidades familiares, tener en cuenta que no se incluye, por ejemplo, a estudiantes que no comparten domicilio con sus progenitores, por estar desplazados a otras ciudades e, incluso, a otras comunidades autónomas o países. Esto es: «limitar el número máximo de no convivientes, aun perteneciendo al mismo parentesco».

Un segundo asterisco a reseñar era la costumbre, en no pocas familias, de repartirse en distintos domicilios en las diversas festividades (entre familia propia y política, por ejemplo). Feijóo defendió que «lo lógico es que no se rompa» la homogeneidad de las personas que se reúnen en Nochebuena y Navidad y, posteriormente, en Fin de Año y Año Nuevo. «No mezclemos unidades convivenciales».

Documento final

A través de una nota de prensa remitida anoche, el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, valoró «positivamente» que se diera salida a un documento marco común, si bien matizó que todavía se aguarda a conocer cómo se recogen dos alegaciones de la Xunta: la de no fijar un tope de personas, sino de unidades familiares, y la que atañe a los niños.

El conselleiro, según se trasladó desde su departamento, apreció «receptividad» con la primera alegación, pero no con la segunda. Desde Sanidade se incidió en que Galicia quiere ver cómo queda resuelto en el «documento final»; y que el comité clínico evaluará la necesidad de introducir adaptaciones específicas par la Comunidad.

Comesaña ve «adecuada y razonable» la medida del cierre perimetral durante las fiestas, al incluir la excepción de los desplazamientos de retorno al lugar de residencia de familiares o allegados, porque de esta forma se da cobertura a la «gran cantidad de gallegos que vuelven» a casa por Navidad.

Darse tiempo

En todo caso, si bien entendió el interés por conocer cuánto antes el plan navideño, Feijóo recordó que restan semanas todavía para llegar a esas fechas, por lo que no es partidario de cerrar ya un criterio «inamovible». Prefiere aguardar a ver cómo evoluciona la pandemia a lo largo de estos próximos días, para ajustar las decisiones al máximo.

«Falta bastante tiempo», insistió el presidente, partidario de «darnos tiempo» hasta aproximarse a los días señalados. De paso, lanzó un recordatorio en contra de la precipitación: «Por mucho que podamos hacer» en foros como el consejo interterritorial, «depende de lo que entre todos consigamos» en las semanas que quedan.

Ver los
comentarios

www.abc.es

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta