Economía

BBVA-Sabadell, más pros que contras para su fusión

Margarita Delgado, subgobernadora del Banco de España, en el Encuentro Financiero de ABC-Deloitte


Actualizado:

Guardar

La venta por parte de BBVA de su filial en Estados Unidos por casi 10.000 millones de euros dio el pistoletazo de salida a una semana clave para la entidad bancaria. Apenas unas horas después de hacer pública esta venta, que la mayoría de los analistas aplauden por el buen precio de la operación en un momento como el actual, el banco que dirige Carlos Torres confirmaba que estaba teniendo conversaciones con Banco Sabadell para una posible fusión. La reacción en el mercado no se hizo esperar, y a pesar de las correcciones a lo largo de la semana, el balance ha sido positivo para ambas entidades, pero especialmente para Sabadell. BBVA ha subido más del 13% y Banco Sabadell, más del 22%.

Hay quien duda de la estrategia de BBVA de salirse de un mercado como el americano, con una economía más fuerte y dinámica que la española, para hacerse más grande en casa. Pero en el sector advierten de que en Estados Unidos no es oro todo lo que reluce. Al igual que en Europa, les espera un largo periodo de tipos negativos, con lo que el hacer rentable el negocio será complicado. Y el cambio de presidente y de partido al frente del Gobierno norteamericano, aunque aplaudido desde muchos sectores, es posible que suponga también un aumento de los impuestos a las grandes empresas, con lo que se dificultará más la obtención de rentabilidad.

El CEO de BBVA, Onur Genç, trató de enfriar la fusión en el Encuentro Financiero de ABC-Deloitte el pasado martes: «La decisión no está tomada», dijo, pero todo el mundo interpretó estas declaraciones como un intento de frenar la subida de la acción del Sabadell, más que una verdadera declaración de intenciones. Si bien es cierto que a quien mejor le viene la operación es al banco de origen catalán, que tras quedarse fuera de la posible unión con Bankia necesita sí o sí un compañero de viaje para hacer frente al futuro, también es un buen complemento para BBVA. Sabadell tiene muchos créditos a pymes, que si bien ahora suponen un importante riesgo, ya que se prevé un fuerte repunte de la mora, también aporta a futuro una considerable cartera de clientes. El otro riesgo, que BBVA analiza con cuidado es el negocio de Sabadell en Reino Unido, a través de TSB.

En este entorno, los supervisores, tanto el Banco de España como el BCE, ven con buenos ojos una operación que permitiría crear el segundo banco en España por activos. Las sinergias que conllevarían con la reducción de personal y de oficinas, les permitiría coger músculo para hacer frente al difícil escenario que se avecina. El problema, como siempre, es la destrucción de empleo que conlleva toda fusión y la posible merma de competencia. Supervisores y reguladores deben garantizar que la fusión no la paguemos los clientes.

Las cifras. La fusión de BBVA y Sabadell daría lugar a un gigante de casi 600.000 millones de euros en activos que superaría al Santander y se situaría como la segunda mayor entidad financiera de España. Entre ambas sumarían unos 45.000 empleados –que se reducirán con los inevitables ajustes de empleo– y más de 15 millones de clientes.

Yolanda Gómez RojoYolanda Gómez RojoSubdirectoraYolanda Gómez Rojo

Ver los
comentarios

www.abc.es

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta