España

«Los queremos vivos y en casa»

Rafael M. Mañueco

Vitoria
Actualizado:

Guardar

La red de familiares de presos de ETA Etxerat teme que las asociaciones de víctimas, a las que tilda de «lobby inmovilista», supongan un obstáculo para el progresivo acercamiento de reclusos avalado por el Gobierno central. En este sentido, allegados de los terroristas presionaban este jueves a Pedro Sánchez para que «no permita» que se «bloquee el final de la dispersión», al tiempo que le emplazaban a trasladar en bloque a los etarras a las cárceles del País Vasco y Navarra.

«¿Por qué no todas y todos a Zaballa? ¿Por qué a Estremera?», denunció en un comunicado Etxerat, que advirtió de que cerca de 200 familias «siguen sufriendo las consecuencias del alejamiento». «89 menores obligados a viajar cientos de kilómetros para poder ver a sus padres y/o madres», alega.

Entiende esta asociación que las decenas de acercamientos que se han llevado a cabo en las últimas semanas no sacian «la demanda de la sociedad vasca ni a sus expectativas sobre un nuevo escenario».

Etxerat insiste en la necesidad de que todos los presos terroristas sean llevados a cárceles del País Vasco y Navarra en bloque y sin necesidad de que colaboren con la Justicia, que es el requerimiento que exigen algunas asociaciones de víctimas a fin de esclarecer los más de 300 crímenes que permanecen sin autoría.

«Nuestros familiares hace ya años que tendrían que estar en las cárceles de Euskal Herria, porque así lo marca la legalidad penitenciaria. Sin condiciones», defiende la red. «Sin embargo», añade, «el cambio en la política penitenciaria se está haciendo ahora, lentamente, de forma gradual».

Según los propios datos de esta organización, desde que Pedro Sánchez es presidente se ha procedido al acercamiento de 74 reclusos, y están previstos otros 16.

Pero no es esta la única demanda de Etxerat, que exige también a Sánchez el avance de grado de los presos —destacan que 127 de los 221 que pertenecen al colectivo de presos se encuentran en primer grado—, así como la puesta en libertad de aquellos mayores de 65 años, de los que se encuentran «gravemente enfermos» y de las embarazadas.

«Ponen palos a las ruedas»

De igual manera, la red de familiares de presos se mostró muy crítica con «quienes están intentando condicionar ese cambio», incluidas las asociaciones de víctimas del terrorismo que han alzado la voz contra el acercamiento en masa de reclusos. «Diferentes sectores», puntualizó Etxerat, que «no están por la labor de avanzar en la convivencia y prefieren mantener el enfriamiento».

«Ponen palos en las ruedas en intentan condicionar el cambio en la política penitenciaria», advirtió. En este sentido, conminó a Sánchez, así como a las instituciones vascas y navarras, a no «ceder» ni permitir que ese supuesto «lobby inmovilista» obstaculice «el paulatino fin de la dispersión y el alejamiento». «¡Las y los queremos vivos y en casa!», sentencian.

Ver los
comentarios

www.abc.es

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta