Economía

Listas de espera para comprar un electrodoméstico por culpa del coronavirus

Teresa Sánchez Vicente


Actualizado:

Guardar

El frenazo en la producción en China a principios de año y en el resto de países unos meses más tarde cuando se propagó el coronavirus unido a las restricciones actuales han conllevado un descenso en la cifra de electrodomésticos fabricados. A este circunstancia se le ha unido un aumento de la demanda de este tipo de productos por el mayor tiempo que pasamos en casa y el incremento de tareas del hogar. La pandemia del Covid-19 ha provocado, en consecuencia, que existan ahora largas listas de espera en los comercios españoles para que un cliente pueda adquirir una lavadora, frigorífico o lavavajillas, entre otros aparatos eléctricos de la denominada línea blanca.

Aunque fabricantes y distribuidores esperan que el problema se vaya resolviendo poco a poco y que se consiga una vuelta a la normalidad a finales del primer trimestre de 2021, el aumento de compras por la campaña de Black Friday y Navidad puede agravar aún más el problema. Actualmente, muchos electromésticos están agotados y los consumidores deben apuntarse a una lista de espera y después cruzar los dedos para que se cumpla la fecha prometida desde las marcas a los comercializadores.

El gerente de la tienda de electrodomésticos Alsako, Mariano Jordán, confirma este escenario. «Hay un colapso en la entrega de productos porque hay un exceso de demanda en toda Europa y al mismo tiempo , las fábricas se encuentran en un nivel del 25% de producción por la pandemia». Estamos entregado ahora en noviembre productos que estaban encargados desde el pasado agosto», explica Jordán. «Hay una escasez brutal de frigoríficos americanos o de lavavajillas integrales, por poner un ejemplo», relata Jordán. «Hay muchas factorías en China, Turquía o Italia donde se producen componentes o desde donde los aparatos salen a cuentagotas mientras que toda Europa pide género», añade.

Esta situación conlleva a que los consumidores opten por esperar a que el electrodoméstico elegido se fabrique y pueda ser entregado o a que se finalmente se conformen con lo que hay en tienda en se momento. «Los clientes están comprando lo que pueden y no lo que quieren», puntualiza el gerente de Alsako.

Desde Electrolux (AEG, Electrolux y Zanussi) reconocen que el problema «está afectando» a todas las marcas. «Eletrolux fabrica en Europa, pero tenemos componentes que vienen desde China y hay una falta de suministro. Tenemos muchas factorías con sede en Italia que estuvieron cerradas durante la primera ola de la pandemia y donde cada vez que hay un positivo en una línea de montaje hay que aislar a todos los trabajadores que hayan tenido contacto», afirma la directora general del grupo Electrolux Iberia, Escarlata Loncán. «Estamos fabricando más de 24 horas al día durante siete días a la semana, aunque lo que ocurra dependerá de cómo evolucione la pandemia, supongo que en dos o tres meses estará todo solucionado» afirma Loncán.

La directora general de Electrolux en España también hace referencia al aumento de la demanda por parte de las familias españolas. «La gente está pasando más tiempo en casa y se han dado cuenta de que tenían un horno que no era de adorno y ahora quieren incluso uno mejor para hacer pan, por ejemplo. Esto mismo está ocurriendo con el resto de tipos de electrodomésticos, como las lavadoras, secadoras o aspiradoras para vivir en un entorno más limpio o frigoríficos para almacenar el contenido de cestas de la compra más grandes», indica.

Demanda «latente»

En la Asociación Nacional de Fabricantes e Importadores de Electrodomésticos (Anfel) añaden un tercer factor a esta situación: la demanda «latente» que aflora ahora por las adquisiciones que se dejaron de hacer durante el confinamiento estricto. «El mercado sufrió importantes caídas a comienzos del año entre los meses de marzo a mayo, hasta dejar un acumulado de ventas de enero a mayo con una caída del 27%. Los meses de junio hasta septiembre han registrado un muy buen nivel de ventas y han reducido de forma relevante dicha caída acumulada. La posible explicación de la recuperación parcial del mercado viene dada por diversos factores, entre ellos la ejecución de una demanda latente de electrodomésticos que se creó durante el confinamiento ya que se trata de bienes de primera necesidad en los hogares», apunta el director general de Anfel, Alberto Zapatero.

«Los crecimientos de venta acontecidos en España también han tenido lugar en muchos países que han sufrido confinamientos similares junto a una paralización generalizada de las cadenas de producción y de abastecimiento de componentes y materiales. Esto puede haber afectado a una situación de ‘tensado’ de carácter puntual y temporal entre producción y demanda de los electrodomésticos, pero entendemos que se está corrigiendo de forma acelerada por la propia dinámica de los mercados en un entorno altamente globalizado», puntualiza Zapatero.

Ver los
comentarios

www.abc.es

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta