Deportes

¿Qué es y cómo funciona el draft de la NBA?

¿Qué es y cómo funciona el draft de la NBA?

Actualizado:

Guardar

La NBA celebra esta madrugada (Vamos, 01:00) su draft, un proceso en el que las 30 franquicias de la mejor liga de baloncesto del mundo escogen a jugadores menores de 23 años de las diferentes universidades que conforman la NCAA (National League Athletic Association) y, en menor medida, del panorama internacional. Este evento se celebra desde 1947, con modificaciones en su trayectoria, y es la fuente de la eterna juventud de la competición, además de un nexo que permite a jugadores desconocidos para el gran público llegar a lo más alto de este deporte.

El draft es como una liga «fantasy». Se establece un orden de elección en base a cómo los equipos han quedado la temporada anterior. Cuanto peores resultados, más posibilidades de obtener una mejor posición, aunque ser el último clasificado no asegura elegir primero. Además, hay una regla inamovible: las franquicias que se hayan clasificado para los playoffs nunca podrán acceder a los primeros 15 puestos, reservados para los «peores» equipos, los que no han disputado la postemporada. Si Utah Jazz queda entre los 16 mejores equipos este año no podrá acceder a uno de los 15 mejores del draft de 2021, por ejemplo. Este año las tres primeras elecciones serán para los Minnesota Timberwolves, los Golden State Warriors y los Charlotte Hornets. Los equipos, desde que saben en qué puesto elegirán, otean con intensidad a los jugadores, con entrenamientos privados y públicos, para ver si estos encajarían en su plantilla. Hoy recogerán los frutos de ese trabajo.

¿Moneda de cambio o futura estrella?

El draft es un mecanismo para que las desigualdades de la liga no se hagan aún mayores, que permite a los más débiles a nivel baloncestístico obtener piezas de valor, jóvenes y a un coste reducido. Los Lakers, por ejemplo y pese a ser uno de los históricos de la NBA, tras la retirada de Kobe Bryant, tuvieron varias temporadas de escaso éxito deportivo. Gracias a ellas consiguieron en diferentes drafts a jóvenes como Lonzo Ball, Brandon Ingram o Josh Hart. Aunque no mejoraron el rumbo de la franquicia, estos sirvieron como moneda de cambio en el traspaso de Anthony Davis, uno de los mejores de la liga y providencial en la consecución en el último título de la NBA para los californianos.

Aunque suele ser lo habitual, estos jóvenes no solo sirven para ser traspasar por jugadores de mayor categoría. Por ejemplo, Luka Doncic fue elegido como número tres del draft de 2018 por los Dallas Mavericks. Su talento ha ayudado a revitalizar una franquicia que llevaba en depresión desde que ganó el anillo en 2012. También paso en Miami con Wade, con Young en Atlanta o con Nowitzki en los propios Mavericks. Una buena elección el draft, con la pizca de suerte que necesita el talento, puede cambiar a una franquicia para siempre.

Ver los
comentarios

www.abc.es

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta