Mundo

Una mancha negra en el uniforme de los Boy Scouts

Una mancha negra en el uniforme de los Boy Scouts

  • Elecciones EEUU.

    Joe Biden y la diplomacia de los fideos con China

  • EEUU.

    Purga sin precedentes de Donald Trump en el Pentgono y los servicios de Seguridad

Las referencias en el cine y la literatura son infinitas. Hablamos de un club, el Boy Scouts of America (BSA), que es parte de las seas de identidad de generaciones de estadounidenses. Infancias tiernas, felices e inocentes al calor de fogatas, compaeros en pantalones cortos, marshmallows y aventuras inolvidables. O esa era la impresin grabada a fuego en el imaginario popular americano. Ahora se enfrenta a una gran mancha negra en su expediente con dcadas de antigedad. Ms de 82.000 pers

onas han dado el paso de

denunciar abusos sexuales cometidos durante aos

por parte de lderes de la organizacin por todo

Estados Unidos

.
La fecha lmite hizo que afloraran an ms denuncias, un plazo establecido por una corte de bancarrotas del Estado de Delaware a donde los Boys Scouts han acudido como medida cautelar ante el dao que puede suponer semejante avalancha de demandas. Saben que

se enfrentan a graves acusaciones de pedofilia

en programas juveniles cometidos a nivel nacional y por distintos agresores, con vctimas que van desde los ocho hasta los 93 aos.
Por nmero y por envergadura se trata de la mayor demanda de abuso sexual de la Historia en Estados Unidos, superior incluso al escndalo al que se tuvo que enfrentar la Iglesia Catlica. Tampoco es una situacin nueva. Las menciones a abusos de este tipo se remontan a los aos 80 y en dcadas posteriores llegaron los procesos judiciales. En 2012,

un juez de Oregon oblig a BSA a hacer pblicos miles de pginas documentando abusos

cometidos a 1.200 nios entre 1965 y 1985.
Son parte de lo que bautizaron como los

«archivos de la perversin»

que usaban para documentar a los instructores pedfilos y mantenerlos alejados de la organizacin. Algunos datan de los primeros aos de la institucin.
Sin embargo, esos esfuerzos no han logrado poner freno a la hecatombe a la que ahora se enfrentan.

El domingo el nmero de demandas presentadas era de 82.663

, a falta de 24 horas para que se cumpliera el plazo para sumarse a la demanda colectiva. Hay denuncias de los 50 Estados y del extranjero, presuntos abusos cometidos en bases militares en Alemania y Japn. Y no solo de hombres, que son mayora, sino de mujeres, que ahora forman parte activa de la organizacin fundada en 1910 con el objetivo de formar adultos responsables y

desarrollar su carcter y valores ticos

a travs de actividades al aire libre como las acampadas, los deportes acuticos o las excursiones.
El futuro de esa misin corre serio peligro, acogidos al proceso de bancarrota y con 1.000 millones de dlares en activos. Hara falta mucho ms para hacer frente a una demanda de este tamao. Sirva como referencia el caso de la Archidicesis de Los ngeles en 2007,

que tuvo que compensar con una media de 1,3 millones de dlares a cada uno de sus 508 demandantes

. La factura total alcanz los 660 millones de dlares, el mayor desembolso en la Historia de la Iglesia. El BSA se enfrenta a ms de 82.000 acusaciones.
«Esto es mayor que todos los casos combinados de la Iglesia Catlica, por mucho», explica Tim Kosnoff al diario Seattle Times, parte de un equipo de abogados que defiende a 18.000 demandantes. Kosnoff constata que la similitud de las historias de sus clientes es sorprendente pese a ser de distintas partes del pas y de distintas generaciones. «

Las historias que describen son tan consistentes y repetitivas que casi se corroboran

«.
Son relatos como el de Frank Spinelli, que tena 11 aos cuando se uni a los Boy Scouts en 1978. Le asignaron al grupo de Bill Fox, un oficial de polica que acab en prisin por abusar de tres menores en esos campamentos. A Spinelli le llevaba a tomar helado con la excusa de tocarle, presionndole para que durmiera en su casa y hablando de sexo. Fueron tres aos de abusos sexuales, segn documenta el diario

The New York Times.

Como muchos que ahora han dado el paso de denunciar a los Boy Scouts of America, Spinelli

estudi la posibilidad de demandar a la organizacin

pero se lo impidi el tiempo transcurrido desde su experiencia traumtica con Fox, una situacin similar a la de muchos casos desestimados en la era del MeToo, el movimiento feminista que ha aireado infinidad de casos de acoso y abuso sexual.
Desde su fundacin a principios del siglo XX, los Boy Scouts of America han visto pasar

a ms 130 millones de jvenes estadounidenses por sus filas

, con nombres ilustres como Walter Cronkite, Michael Jordan, Bill Gates, James Stewart, John Wayne, Richard Gere, Steven Spielberg, Bill Clinton o John F. Kennedy. A da de hoy sigue siendo una de las organizaciones juveniles ms grandes del pas, con ms de dos millones de nios y nias inscritos cada ao y atendidos por un cerca de un milln de voluntarios.
El club surgi en EEUU de la experiencia de un magnate de los peridicos de Chicago, William D. Boyce. En una visita a Londres recibi la ayuda desinteresada de un joven explorador que se neg a recibir propina. Eso le inspir para importar el concepto con la idea de inculcar en la juventud estadounidense

un espritu patritico y moralmente recto

y generoso, unos valores que han marcado a varias generaciones de americanos.
De momento, la organizacin se ha disculpado a travs de un comunicado. Aseguran estar «devastados por el nmero de vidas impactadas

por abusos del pasado entre los Scouts

«, indicaron, mientras buscan una forma de compensar a las vctimas. «La respuesta que hemos tenido de los supervivientes ha sido desgarradora».
Confan en que el dilogo con las vctimas y el paraguas de la bancarrota les saque del agujero en el que estn. Los equipos legales detrs de la demanda

no lo ven tan claro

. Nunca antes haban lidiado con un escndalo de semejante envergadura.

Para seguir leyendo gratis



Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

www.elmundo.es

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta