España

La Guardia Civil desmantela en Ricla una red ilegal de recogida y venta de rebollones

La Guardia Civil desmantela en Ricla una red ilegal de recogida y venta de rebollones

Zaragoza
Actualizado:

Guardar

La Guardia Civil ha desmantelado en Ricla (Zaragoza) una red ilegal de recogida y venta de rebollones. El epicentro era una empresa de esa localidad que adquiría y distribuía cargamentos de níscalos que no cumplían los requisitos adminsitrativos y sanitarios preceptivos. Están implicadas 14 personas, a las que se han formulado 29 denuncias en total. Además, los agentes intervinieron un total de 132 kilos de rebollones, que han sido destruidos por no ser aptos para el consumo humano.

Esta actividad ha sido destapada por agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil con base en Tarazona. Durante uno de sus dispositivos de control y vigilancia por la provincia, los agentes detectaron una furgoneta cargada con cajas de rebollones que carecían de la documentación administrativa para ser comercializados y que eran transportados y manipulados sin cumplir con las normas sanitarias de consumo.

En la furgoneta iban cuatro personas. Dijeron que habían recolectado los rebollones en diferentes zonas de monte de Aragón, pero no detallaron en qué lugares. Carecían de permisos para la recogida en zonas reguladas.

Esa furgoneta fue interceptada en los alrededores de Ricla. Los agentes sospecharon que el vehículo se dirigía a algún punto de compraventa, así que realizaron una inspección en ese municipio que les permitió localizar una empresa que compraba cargamentos de rebollones de múltiples recolectores.

Esa empresa en cuestión está ubicada en el polígono industrial de Ricla. Ante ella, los agentes identificaron a 9 personas qeu estaban pesando los cargametnos de setas silvestres que iban a suministrar a esa sociedad, un cargamento «que tampoco cumplía los requisitos higiénico-sanitarios, sin trazabilidad del producto ni ningún tipo de autorizacion para su recolección».

En total han sido denuncidas 14 personas: 13 recolectores y el empresario que realizaba las compraventas. En total, se han cursado contra ellos 29 denuncias administrativas por presuntas infracciones contra la Ley de Montes, la Ley de Sanidad Alimentaria y la Ley de Salud Pública de Aragón. Fundamentalmente, por recoger níscalos sin permiso, superar el tope máximo de 3 kilos por persona y día, falta de autorización para la compra del producto e incumplimiento de las condiciones higiénico-sanitarias para su transporte.

El propietario de la empresa donde se estaba realizando dicha venta también ha sido denunciado por la compra venta de productos sin trazabilidad, asícomo por adquirir rebollones a vendedores que no tienen permiso para esta actividad económica.

Ver los
comentarios

www.abc.es

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta