España

Hallan en Teruel plumas y pelos de hace más de 100 millones de años, conservados en ámbar

Hallan en Teruel plumas y pelos de hace más de 100 millones de años, conservados en ámbar

Zaragoza
Actualizado:

Guardar

Un equipo de paleontólogos acaba de comunicar el hallazgo de restos de plumas y pelos de hace más de 100 millones de años, que se han conservado dentro de piezas de ámbar. Han sido encontrados en dos yacimientos de Teruelque llevan años aportando restos fósiles de dinosaurios: el de Sant Just, en el municipio turolense de Utrillas; y una antigua mina de carbón situada en Ariño.

Las piezas de ámbar en las que se han hallado estos singulares restos de plumas y pelos fueron encontradas en los últimos años, pero ha sido ahora cuando se han dado a conocer. Los investigadores acaban de desvelar los resultados de su trabajo en la revista «Scientific Reports».

Se trata de plumas y pelos que quedaron atrapados por resinas solidificadas, que formaron piezas de ámbar que conservaron esas evidencias biológicas en su interior. Se cree que fueron arrancados en vivo a animales que, al arrimarse a algún árbol, se les pegó resina y se dejaron en ella esos restos biológicos. Esas piezas de ámbar tienen entre 105 y 110 millones de años.

Según han explicado los propios investigadores, en el caso concreto de los restos capilares, este es «el hallazgo más antiguo conocido de pelos en ámbar». Se trata de tres pelos de proporciones similares y que quedaron colocados en paralelo, por lo que se cree que pertenecían a un pequeño mechón.

Lo que no se tiene claro es a qué animal en concreto correspondían tanto esos pelos como las plumas halladas en la otra pieza de ámbar. «La determinación de las especies a las que pertenecen estos fósiles es muy complicada, pero es probable que los restos de plumas correspondan a un ave del grupo extinto Enantiornithes, y el patrón superficial de escamas de los pelos es similar al de algunos mamíferos actuales», han indicado los investigadores.

El equipo que ha encontrado estos restos está formado por Sergio Álvarez Parra, Xavier Delclòs (ambos de la Universitat de Barcelona), Mónica M. Solórzano Kraemer (Museo Senckenberg de Historia Natural de Frankfurt am Main), Luis Alcalá (Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis) y Enrique Peñalver (Instituto Geológico y Minero de España).

Espontánea «depilación»

Tanto las plumas como los pelos que se han encontrado tienen su origen en un mismo proceso de conservación, únicamente conocido en las resinas, que los investigadores describen por primera vez en esta nueva publicación. Este proceso se ha denominado «pull off vestiture» (arrancamiento de vestidura) y consiste en el atrapamiento de pequeñas porciones de plumaje o pelaje de un individuo vivo, tras estar en contacto con una masa de resina pegajosa durante el tiempo necesario para que se produzca un cierto endurecimiento de la resina.

Seguramente, el dinosaurio y el mamífero estuvieron en contacto con resina mientras descansaban o dormían en un árbol o cerca de él. Con el movimiento posterior del animal, la resina arrancó estas pequeñas estructuras epidérmicas.

Ver los
comentarios

www.abc.es

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta