Economía

Los gigantes empresariales dan alas al coche eléctrico

Barcelona
Actualizado:

Guardar

Entre los grandes proyectos transformadores de la economía española postcovid destaca el que barajan las compañías Iberdrola, Telefónica y Seat para que el «milagro» español de ser el segundo fabricante de automóviles en Europa tenga posibilidades de mantenerse y crecer. El trío de campeones empresariales hace tiempo que colaboran en la electrificación y digitalización del sector del motor, pero ahora se plantean un escalón más en su alianza con un plan que incluye una fábrica de baterías de litio en España a partir de la extracción de ese oro blanco en las minas que hay en Cáceres.

El proyecto, que supondría abarcar toda la cadena de valor de un sector que representa el 10% del PIB nacional y el 9% del empleo, aportaría un beneficio para todos los fabricantes españoles, dado que el transporte de las pesadas baterías es logísticamente más rentable limitarlo al mismo país. El plan aspira a recibir el respaldo de los fondos europeos para la transición energética, pero tanto el Gobierno como las compañías no quieren pisar el acelerador para no derrapar.

La prudencia aconseja el silencio gubernamental, aunque Raúl Blanco, secretario general de Industria y Pyme, haya anunciado en su comparecencia presupuestaria ante la Comisión de Industria, Comercio y Turismo en el Congreso, que España puede acoger al menos dos fábricas de baterías para coches eléctricos, sin especificar nada más. También callan desde las compañías implicadas, ya que «no hemos firmado aún nada», entre otras razones, «porque hay que tejer complicidades en un sector en el que intervienen muchas empresas». Además, el proyecto requiere una ingente cantidad de dinero, no solo para la fábrica de baterías y la red de electrolineras, sino también para la extracción del litio, dado que expertos como Diego Pavia, CEO de EIT Inno Energy, opinan que hay que hacer bien los cálculos, porque ese mineral sale muy barato de las minas chilenas en el desierto de Atacama, aunque con un gran impacto medioambiental.

También existe el problema del reciclaje de las baterías de litio. Frente al cien por cien de la recuperación que se hace de las actuales de plomo, con las de litio no alcanza el 20%, asegura Marc Sachon, presidente del IESE Mobility. Se trata de un problema similar al de la energía nuclear con el uranio. El profesor considera que en Europa «nos estamos haciendo el harakiri porque estamos atacando la única industria que lideramos en el mundo, cuando, por ejemplo, los actuales diésel contaminan poquísimo». Sachon cree que el coche eléctrico es ideal en las ciudades, pero ve antieconómico crear una tupida red de recarga. También advierte de la entrada de competidores en el vehículo eléctrico, como la taiwanesa Foxconn, una de las mayores suministradoras de tecnología a EE.UU., porque en sus robotizadas factorías donde trabajan un millón de personas, ya barajan agrandar y poner ruedas y asientos a los productos que hacen para Apple.

La automoción es la única industria que lidera Europa en el mundo y España es el segundo productor

De momento, Iberdrola ha anunciado esta semana una inversión de 15.000 millones de euros en España en seis años para duplicar su potencia de generación eléctrica mediante energías renovables y, entre otras cosas, electrificar la demanda en nuestro país. Seat también ha anunciado que invertirá 5.000 millones en su apuesta por el coche eléctrico en los próximos cinco años, con la construcción de un laboratorio de baterías pionero en España y la inauguración de un centro propio de formación en electromovilidad en su factoría Martorell. Mientras, Telefónica ha puesto la directa para desplegar su red 5G en España y en estos momentos lleva ya una cobertura del 40% de la población, porcentaje que se eleva al 71% en el caso de Cataluña, según su director territorial, José Manuel Casas.

La colaboración de las tres empresas no es flor de un día. Hace tres años, Telefónica y Seat firmaron un acuerdo para digitalizar la industria del automóvil, dar soluciones de movilidad en ciudades, potenciar la industria 4.0 y probar nuevas tecnologías del internet de las cosas (IoT). Fruto del acuerdo, en las últimas ediciones del Mobile World Congress, operadora y fabricante mostraron casos de uso de coche conectado 5G y de conducción asistida en el marco de un acuerdo extendido a Ficosa, ETRA e i2Cat, con la participación de Ericsson y Qualcomm Technologies.

Por su parte, el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, firmó el 29 de julio un acuerdo estratégico con Herbert Diess y Wayne Griffiths, máximos responsables del Grupo Volkswagen y Seat, para instalar en los próximos cinco años una red pública de 150.000 cargadores, sobre todo en autovías con una apuesta de recarga rápida. El acuerdo fue compartido en redes sociales con una fotografía conjunta de Ignacio Galán, Herbert Diess y Wayne Griffiths.

Ver los
comentarios

www.abc.es

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta