España

La Generalitat y el Ayuntamiento tenían representantes en la beatificación en la Sagrada Familia

BARCELONA
Actualizado:

Guardar

La Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona habían enviado a sendos representantes oficiales al acto de beatificación celebrado ayer en la basílica de la Sagrada Familia, objeto de polémica por la asistencia de varios centenares de personas y por el que la administración autonómica ha abierto un expediente.

El departamento de Salud ha anunciado que iniciará un expediente para investigar si en el acto se cumplieron todas las medidas de protección de la salud, aunque fuentes del Arzobispado de Barcelona han asegurado a Efe que, por ahora, no tienen conocimiento oficial de este expediente.

El arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal Española, el cardenal Juan José Omella, presidió ayer sábado en la basílica de la Sagrada Familia la ceremonia de beatificación de Joan Roig Diggle, un joven laico de 19 años que fue asesinado al inicio de la Guerra Civil española.

Según las fuentes consultadas, el comisionado de Diálogo Intercultural y Pluralismo Religioso del Ayuntamiento de Barcelona, Khalid Ghali, y el director general de Derecho y de Entidades Jurídicas de la Generalitat, Xavier Bernardí i Gil, acudieron al acto en representación oficial de ambas administraciones.

Entre otras personalidades, se encontraba en el acto el teniente de alcalde de Barcelona, Albert Batlle, aunque en este caso estas fuentes puntualizan que acudió a título personal.

Para la organización del acto no se había solicitado un permiso especial ya que, según la normativa vigente, no es necesario, sino que se cumplieron todas las restricciones en vigor para frenar la pandemia de la Covid-19.

El aforo para este tipo de actos debe restringirse al 30% y la basílica de la Sagrada Familia podría, en este caso, reunir a más de 900 personas, pero cuando se preparó el acto se redujo esta cifra a 800, según el arzobispado.

Sin embargo, muchas personas no pudieron acudir ya que el confinamiento perimetral de los municipios durante el fin de semana impidió su desplazamiento, con lo que la cifra final de asistentes a la beatificación fue de 588 personas, lo que supone un aforo del 20% de la basílica.

Además, todas ellas llevaban mascarilla, se hizo uso de gel hidroalcohólico a la entrada y a la salida del acto y se mantuvieron en todo momento las distancias de seguridad.

Fuentes del Ayuntamiento de Barcelona han recordado que la posibilidad de celebrar actos la marca la Generalitat, así como las condiciones en las que se llevan acabo y los aforos.

El Departamento de Justicia de la Generalitat, por su parte, ha publicado en su cuenta de Twitter dos tuits en los que asegura que ha trasladado su «malestar por la desproporcionada e inoportuna concentración de personas en la ceremonia de beatificación». Además, hacen una llamada a la responsabilidad para evitar nuevas concentraciones multitudinarias en actos religiosos.

La dirección de Asuntos Religiosos ha anunciado que llevará al Procicat una propuesta para que, además de la limitación actual del 30% del aforo, no se puedan reunir más de un centenar de personas, aunque se haga en espacios con gran capacidad», informa Efe.

Ver los
comentarios

www.abc.es

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta