Deportes

El PSG, un subcampeón con poco margen de maniobra

El PSG, un subcampeón con poco margen de maniobra

La Champions League más surrealista de la historia acabó el pasado 23 de agosto sobre el césped lisboeta del Estadio da Luz, con un Neymar entre lágrimas tras una gigantesca fase final, un PSG que había conseguido pasar de octavos por primera vez en su historia y con el Bayern de Múnich proclamándose campeón, con un fútbol tan fiable como vanguardista. Hoy (21:00, Movistar Liga de Campeones), el líder de la liga francesa se enfrenta a domicilio al RB Leipzig, con 3 puntos en su casillero tras su derrota contra el Manchester United en la última jornada y con hasta siete bajas, entre las que se encuentran Mbappé y Neymar.

La temporada del PSG, hasta ahora, ha sido una montaña rusa. Comenzaron la competición doméstica con dos derrotas, especialmente llamativa la sufrida frente al Olympique de Marsella, donde los parisinos acabaron con tres expulsados tras una trifulca, iniciada por los argentinos Paredes y Benedetto y concluida por las acusaciones racistas de Neymar hacia el central español Álvaro González. «Solo me arrepiento de no haberle dado en la cara a ese imbécil», dijo el delantero brasileño tras el partido. Eso sí, tras los dos tropiezos, el PSG ha prolongado su superioridad habitual en la Ligue 1 con siete victorias consecutivas, donde ha anotado 23 goles y solo ha encajado uno.

El equipo dirigido por Thomas Tuchel, siempre con la mirada de Al-Khelaifi sobre su asiento, sin embargo, aún no ha conseguido encontrarle el ritmo a la competición europea esta temporada. Tras entrar en la élite de manera definitiva en Lisboa, con cartera y buen fútbol, y ganar en la primera jornada al Basaksehir turco por 0-2, Marcus Rashford, delantero del Manchester United, volvió a tomar la capital francesa con un gol crepuscular, como ya había hecho en 2018, cuando apeó a los parisinos en octavos de final. En esta ocasión solo supuso la primera derrota para el PSG en esta Champions, pero ese 1-2 deja al equipo con la necesidad de al menos puntuar hoy en Alemania. Curiosamente, el RB Leipzig, bien dirigido por el precoz Julian Nagelsmann y tercer clasificado de la Bundesliga, fue el equipo que eliminó al Atlético y que posteriormente le disputó el pase a la final del año pasado al PSG, en un partido donde, liderados por Neymar, los franceses se impusieron por 0 a 3.

Hoy el brasileño no estará, ni Mbappé, lesionado en el último partido de liga, además de Bernat, Draxler, Verratti, Icardi y Letellier. Lo cierto es que la plantilla del equipo ha estado incompleta en los primeros meses de competición de forma recurrente. «Vamos a matar a todos los jugadores. No tenemos nada de descanso», se quejaba Tuchel el fin de semana por el apretado calendario. Neymar, por ejemplo, solo ha jugado el 26% de los minutos de esta temporada entre sanciones, rotaciones y lesiones. Mbappé, el otro máximo exponente ofensivo, ha disputado el 32%, lo que no le ha impedido anotar 7 goles en 6 partidos. Además, una parte del equipo, tras perder contra el Bayern, se fue de vacaciones a Ibiza donde estuvieron en contacto con un caso positivo, lo que obligó a jugadores como Paredes, Di María, Navas o Icardi a pasar una cuarentena y a perderse varios partidos a principio de temporada.

En el mercado de fichajes menos glamuroso debido a la pandemia de la Covid-19, incluso los equipos como el PSG, acostumbrados a grandes desembolsos, se han visto resentidos económicamente. El conjunto francés solo realizó el pago de 50 millones por el delantero Icardi, mientras que Kean, Pereira y Florenzi firmaron como cedidos. Rafinha, que llegó libre desde el Barcelona, completa esta lista de jugadores de perfil más bajo que tendrán que liderar al PSG en su difícil empresa en tierras teutonas, siempre con un ojo en Estambul, donde de ganar, el Manchester United se pondría con 9 puntos y con el primer puesto del grupo H al alcance de su mano.

www.abc.es

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta