Mundo

Donald Trump, sobre el coronavirus en EEUU: «Hemos hecho un trabajo increble»

Donald Trump

Actualizado

Los candidatos presidenciales, en dos cadenas de televisin y dos estados clave diferentes, participan en un ‘townhall’, o sea, ‘una reunin de vecinos’, en la que la audiencia les haca preguntas


Donald Trump responde en televisin a una ciudadana.
AFP

  • Elecciones.

    Duelo televisivo entre Trump y Biden: canales distintos y preguntas de los electores para sustituir el debate cancelado

  • Senado.

    Los republicanos confan en que Amy Coney Barrett ser ratificada como nueva juez del Supremo de EEUU

Estados Unidos no tuvo ayer al final un debate presidencial, sino una especie de pantalla dividida. Por un lado, el presidente, Donald Trump. Por otro, el candidato demcrata a la Casa Blanca, el ex vicepresidente Joe Biden. Cada uno tuvo lo que se denomina un ‘townhall’, o sea, ‘una reunin de vecinos’, en la que la audiencia les haca preguntas.

A Biden, en Philadelphia, en el estado clave de Pennsylvania. A Trump, en Miami, en el no menos importante estado de Florida. El ‘townhall’ del primero fue retransmitido por la cadena de televisin ABC, propiedad de Disney; el del segundo, por NBC, del gigante del cable Comcast. Dos polticos, dos estados, y dos televisiones para un pas partido en dos mitades que no se hablan entre s.

Con los ‘townhall’, sin embargo, haba una cosa clara: las audiencias iban a ser muy inferiores. Eso, en teora, es malo para Trump, que va alrededor de 10 puntos por detrs de Biden, y que en los ltimos das ha tenido que hacer campaa en el estado de Iowa, que gan de calle en 2016, y que est invirtiendo masivamente en publicidad en Texas, un estado en el que los candidatos republicanos llevan ganando desde hace 44 aos. Claro que tambin en 2016 las encuestas daban a Hillary Clinton como favorita -aunque por menos diferencia- y al final fue Trump quien se impuso. Lo nico claro es que 15 millones de estadounidenses, o sea, en torno al 10% de la poblacin, han votado ya.

Trump se mostr agresivo y combativo. Rechaz cualquier tipo de responsabilidad por la crisis del Covid-19 –«hemos hecho un trabajo increble»– y anunci por ensima vez que la situacin va a mejorar. EEUU lleva alrededor de 220.000 muertos por el coronavirus.

El presidente tambin lanz mensajes a sus seguidores ms fanticos cuando se neg a condenar la teora conspiratoria QAnon, que sostiene que Trump lucha en solitario contra una red de pederastas canbales de nios entre cuyos dirigentes estn, entre otros, el financiero George Soros, el dueo de Facebook, Mark Zuckerberg, el Papa Francisco y, por supuesto, Hillary Clinton. La moderadora del debate, Savannah Guthrie, tuvo que preguntar a Trump seis veces si lo que afirman los seguidores de QAnon es cierto, y lo ms que logr del presidente fue «no s nada de ellos, solo s que estn contra la pederastia».

El presidente recurri a su viejo -y eficacsimo- truco de decir cosas sin sentido, como cuando, interrogado acerca del hecho de que en 2016 y 2017 pag solo 750 dlares (641 euros) de IRPF, dijo, «eso es reglamentario». O como, al ser interrogado acerca del hecho de que EEUU es el tercer pas con ms muertes por coronavirus en relacin a su poblacin -solo por detrs de Blgica y Espaa- salt: «Exceso de mortalidad! Exceso de mortalidad! Somos ganadores!». De hecho, si se comparan las cifras de fallecidos por la Universidad Johns Hopkins -en EEUU no hay una sanidad unificada, con lo que los datos oficiales de muertos no tienen credibilidad-, con los datos de fallecimientos, hay un «exceso de muertes» de ms de 100.000 personas.

Biden fue tan cauto que ms bien fue evasivo. Eso qued particularmente de manifiesto cuando el moderador, George Stephanopoulos, le pregunt si, una vez en la Casa Banca, expandira el nmero de jueces del Supremo para evitar que los conservadores tengan la mayora. «No soy partidario» de la idea, dijo el vicepresidente con Barack Obama.

Presionado por Stephanopoulos, Biden acab diciendo que «estoy abierto a considerar» esa opcin. Pero dijo que no iba a tomar ninguna decisin antes de que la candidata de Trump al Supremo Amy Coney Barrett sea confirmada por el Senado, lo que suceder justo la semana antes de las elecciones. Para entonces, es probable que hayan votado ms de 25 millones de estadounidenses.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

www.elmundo.es

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta