Deportes

Pánico a una plaga de lesiones

Rubén Cañizares

Madrid
Actualizado:

Guardar

El parón de selecciones de este mes de octubre y los dos próximos, en noviembre (2020) y marzo (2021), tendrán tres fechas disponibles (en lugar de dos) para que los combinados nacionales puedan recuperar los partidos previstos entre marzo y junio que tuvieron que ser suspendidos por el coronavirus. Así lo aprobó la FIFA a finales de verano y así lo ha llevado a cabo la UEFA a la primera oportunidad que ha tenido. España, por ejemplo, ha jugado el amistoso contra Portugal que tenía fijado para días antes del inicio de la Eurocopa y, además, dos partidos de la Liga de Naciones, contra Suiza y Ucrania. Y el resto de selecciones continentales ha hecho lo mismo, lo que ha provocado el enfado en un buen número de futbolistas.

Kevin de Bruyne, la estrella del City, le ha puesto voz a este mosqueo del gremio. «Llevo dos años jugando sin descanso, pero nadie escucha a los jugadores. Es preocupante. No hemos tenido más de quince días de vacaciones», se lamenta la estrella belga. Su preocupación por la reducción del cincuenta por ciento de los días de asueto habituales de un futbolista tiene mucho debate.

Una paliza

El Covid-19 ha provocado que las temporadas 19-20 y 20-21 hayan ido una detrás de otra y terminarán el próximo verano con una Eurocopa, una Copa América y unos Juegos Olímpicos. Ni el verano recién terminado ha tenido las cuatro semanas de vacaciones que exige el fútbol de élite, ni en Navidad habrá parón –algo que sí sucedía en algunas ligas, como la española, pero tampoco será el caso este curso– ni el próximo verano reúne tampoco las condiciones para un descanso mensual. El calendario hace papilla a los futbolistas y el riesgo de lesiones aumenta considerablemente.

«He tenido 18 días de vacaciones y está claro que esta situación extrema conllevará más lesiones, pero ya estamos acostumbrados a no poder quejarnos porque, claro, somos unos privilegiados», explica resignado un futbolista español que juega en la Serie A. Una reflexión gemela a la que hace De Bruyne: «Sobre todo necesitas ese descanso a nivel mental, pero nadie nos cree. Todos dicen: ‘Ganas un buen dinero, así que solo tienes que poder manejarlo’. Así es como va. Lamentablemente, veo venir una ola de lesiones». «Seguramente, muchos jugadores van a llegar al tramo final de la temporada agotados debido a ese corto numero de días de vacaciones y la congestión del calendario, y el factor de las lesiones tendrá mucha importancia en el devenir de los equipos», explica Dani Guindos, asistente de Robert Moreno.

Notable aumento de lesiones

Estas predicciones coinciden con la de los especialistas médicos, que más allá de su opinión fundamentan su trabajo en datos: «En estos primeros 50 días de fútbol en el curso 20-21, entre los veinte equipos de la Liga ya ha habido 111 lesionados y 117 lesiones, 78 de ellas y musculares y 39 traumáticas. Supone un aumento aproximado de un 30 por ciento respecto a la pasada temporada», detalla el doctor Ripoll, uno de los socios fundadores de la clínica Ripoll y De Prado,

En este centro médico de Excelencia FIFA han echado un vistazo a los números de Sergio Ramos, como arquetipo para el resto de jugadores de élite de las grandes ligas, y los datos son apabullantes. En el primer mes y medio del ejercicio 2019-2020, Ramos jugó seis partidos, cinco de ellos amistosos y uno oficial, acumulando un total de 442 minutos. En el primer mes y medio del ejercicio 2020-21, el central ha jugado diez partidos, nueve oficiales y uno amistoso, sumando 790 minutos. De hecho, el primero, el Alemania-España de la Liga de Las Naciones, lo disputó con solo 72 horas de actividad tras un periodo de 22 días de vacaciones. Aquí también sale perdiendo Ramos, ya que en el verano de 2019 tuvo 30 días de descanso, ocho más que este año.

«En un futbolista, el descanso es tan importante como el entrenamiento y en los atletas de élite debemos potenciar el factor de protección del entrenamiento estructurado, en el que si se entrena de una manera ordenada y estructurada se puede competir a alto nivel a la vez que se tiene una protección contra las lesiones. En el contexto de la actual temporada se pierde por completo este factor protector», explica el doctor Ripoll.

El descanso del deportista de alto rendimiento está en peligro y no se puede tomar a broma: «Comprendo absolutamente las quejas de De Bruyne. Hablamos de un tema muy serio porque a los futbolistas no se les da tiempo a reponer energías para competir con seguridad. Los futbolistas corren un riesgo desproporcionado de lesión y han perdido la protección que les proporciona el descanso. El fútbol debe tener un patrón coherente de competición y descanso. Se debería reflexionar muy seriamente sobre este asunto», añade el galeno.

El enfado entre los jugadores se extiende también a los clubes. La mayoría de ellos han acordado con sus jugadores bajadas de salario, no solo la temporada pasada sino también la actual, pero estos tienen que jugar más partidos a causa de decisiones ajenas a los equipos: «Todo es mucho más apretado e intenso, sobre todo para los internacionales. La UEFA esta explotando a los clubes grandes estirando como chicles los partidos de selecciones. Somos los grandes perjudicados. Nos quedaba la semana vacaciones de Navidad y ya LaLiga también nos la ha quitado», explican a este periódico desde uno de los clubes punteros de España.

A pesar de este perverso decorado, el futbolista no piensa bajar la intensidad. Su profesión es sagrada, por muchas barreras que le hagan aumentan el riesgo de daños: «Los jugadores no saben calibrarse y se van a dejar los cuernos para mantener el estatus en sus respectivos clubes. Y eso conlleva que los preparadores físicos se hayan convertido en los verdaderos segundos entrenadores y se sientan, de alguna manera, obligados a elevar sus prestaciones porque sus responsabilidades son muchos mayores. Es todo un cóctel perverso», descifran desde otro club importante de la Liga. El descanso, el entrenamiento invisible del futbolista de élite, está en peligro de extinción y de ahí el temor a una plaga de lesiones.

Ver los
comentarios

www.abc.es

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta