Economía

EasyJet cancela sus vuelos 48 horas antes del despegue si el número de viajeros no alcanza los 40

La aerolínea británica de bajo coste EasyJet se está viendo duramente golpeada como consecuencia del desplome de la demanda en el tráfico de pasajeros en las reservas de vuelos. Y es que la segunda oleada de covid-19 está dificultando la actividad de las aerolíneas, que ven como el número de turistas que reservan viajes cada vez es menor. Ante esta situación, la compañía ha optado por cancelar todos aquellos vuelos, que no alcancen como mínimos los 40 pasajeros, y que no tengan flexibilidad para modificar su reserva.

Varios clientes han contactado con este diario para protestar por las prácticas de cancelación que está aplicando la aerolínea británica. OKDIARIO se ha puesto en contacto con EasyJet, que remarca que «en caso de tener vuelos con 40 pasajeros o menos y más de una frecuencia alternativa el mismo día, buscaremos agrupar los pasajeros con 48 horas de antelación. Solo cancelaremos vuelos en los que los pasajeros puedan ser transferidos a un vuelo posterior con salida el mismo día. Si hay más de dos vuelos, intentaremos colocar a los pasajeros en el próximo vuelo disponible».

De este modo, si el cliente no acepta una de las alternativas que la compañía le propone, tendrá que renunciar a su reserva y la empresa le ofrecerá la posibilidad de cambiar su vuelo de forma gratuita, obtener un bono o solicitar el reembolso a través de un formulario alojado en la sección de la web «Covid Help Hub» dentro de easyJet.com.

Hay que tener en cuenta que el aumento de los casos de covid-19 en las últimas semanas, ha llevado a que numerosos turistas hayan cancelado sus reservas u opten por hacer compras de billetes de última hora. Sin embargo, esta situación también se traduce en un importante problema para muchos clientes que vuelan por motivos de trabajo o con la necesidad de seguir un horario determinado para poder llegar a otras conexiones de transporte, motivo que ha llevado a que denuncien la situación que se da con determinados vuelos de EasyJet.

Campaña de otoño-invierno

El panorama al que se enfrentan las compañías del sector en los próximos meses cada vez es más desolador. La temporada de otoño e invierno siempre se ha caracterizado por un descenso de la demanda de viajeros, que este año se verá notablemente incrementada por el impacto de la pandemia y las restricciones que numerosos países mantienen todavía en materia de movilidad entre países.

Este mismo jueves, la aerolínea irlandesa de bajo coste, Ryanair, ha anunciado la reducción de su operativa de invierno, entre noviembre y marzo, del 60% al 40% en comparación con el año anterior y ha avanzado que habrá más despidos en las pequeñas bases de tripulación de cabina, donde todavía no han alcanzado un acuerdo sobre el tiempo de trabajo y los recortes salariales. Lo mismo se espera que suceda con otras compañías del sector, que presentarán en las próximas semanas su programación de cara a los meses de invierno.

En este contexto, el Consejo Internacional de Aeropuertos (ACI) y la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) han vuelto a unirse esta semana para reclamar a los gobiernos que utilicen las pruebas de covid-19 como medio para reabrir las fronteras de forma segura y restablecer la conectividad mundial, así como para evitar el colapso de la industria de la aviación con un apoyo financiero que no genere deuda.

Por su parte, el Grupo de Acción sobre el Transporte Aéreo (ATAG) ha estimado que 46 millones de puestos de trabajo están en peligro debido a la pérdida de conectividad causada por la crisis del covid-19. La gran mayoría de ellos (41,2 millones de empleos) se encuentran en el sector de los viajes y el turismo que depende de la aviación, mientras que el resto (4,8 millones de empleos) se reparten entre el empleo directo en la aviación, incluidos los aeropuertos y las aerolíneas.

okdiario.com

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta