Mundo

A la caza del olvidado, pero decisivo, voto de los haitianos en Florida

Rafael M. Mañueco


Actualizado:

Guardar

En su reciente visita en busca de votos a Miami, la primera parada de Joe Biden no fue la Pequeña Habana. Antes que el famoso epicentro de la comunidad cubana del sur de Florida, el candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos optó el pasado lunes por detenerse en otro punto de la ciudad, menos conocido: la Pequeña Haití.

¿Qué le llevó a Biden hasta ese pobre y olvidado barrio que los turistas suelen pasar de largo? Aunque cuando se habla de Florida se suele pensar en su enorme población latina –cubanos, puertorriqueños, venezolanos…–, en este estado que será clave en las próximas elecciones presidenciales existe también una significativa comunidad haitiana que puede resultar determinante a la hora de inclinar la balanza hacia uno u otro candidato. Allí se concentran más de medio millón de personas con raíces en ese pequeño país caribeño, casi la mitad de las 1.084.455 asentadas en todo EE.UU., según los últimos datos censales. Y los condados que forman el área metropolitana de Miami son el principal foco. De hecho, en el condado de Miami-Dade la información electoral oficial y las papeletas figuran no solo en inglés y en español, sino también en criollo, la lengua derivada del francés que emplean mayoritariamente los haitianos.

Se trata de un sector de población nada despreciable, dado que el total de habitantes de Florida ronda los 21,5 millones y que buena parte de los haitianos asentados en EE.UU. están naturalizados y tienen derecho a votar. Según datos del Partido Demócrata citados por Efe, se estima que pueden ser 300.000 los posibles electores haitianos en este estado.

Haitiano-estadounidenses danzan durante la visita de Joe Biden a Miami
Haitiano-estadounidenses danzan durante la visita de Joe Biden a Miami – AFP

Su papel, que a menudo pasa inadvertido para el público, es muy relevante si se tiene en cuenta que Florida aporta 29 de los 538 votos del Colegio Electoral que decidirá quién será el presidente los próximos cuatro años y que los resultados en él suelen ser muy ajustados, a veces con diferencias de apenas un puñado de votos ciudadanos.

Hace cuatro años Donald Trump derrotó a Hillary Clinton en Florida por poco más de un punto porcentual de diferencia (49% frente a 47,8%), llevándose así los 29 votos electorales del estado. Ahora Biden aventaja a Trump en las encuestas por casi cuatro puntos (48% frente a 44,3%), según la media que realiza RealClearPolitics, si bien algún sondeo da ganador al republicano, como el del canal de televisión conservador Fox (46-43%), mientras que el de Estados Unidos Today/Suffolk arroja un empate a 45%.

El electorado haitiano-estadounidense, en general de raza negra y escasos recursos, vota tradicionalmente al Partido Demócrata. Sin embargo, causa irritación en esta comunidad que ese respaldo se dé por descontado. Por ello desató críticas que la aspirante a la vicepresidencia de EE.UU., Kamala Harris, no se reuniera con los haitianos en la visita que realizó hace unas semanas a Miami, donde sí fue en busca de los votantes hispanos.

«Hay un sentimiento de que demócratas y republicanos dan por hecho a los haitiano-estadounidenses», asegura a ABC Marleine Bastien, una de las activistas más destacadas de este grupo social en Florida. Es cierto que la mayoría de haitiano-estadounidenses son de tendencia demócrata, sostiene Bastien, si bien indica que «parece que hay un creciente nicho de republicanos que sacan músculo y se esfuerzan por obtener reconocimiento», y que se inclinan por «no poner todos los huevos en la misma cesta».

Biden no quiso cometer el mismo error que su compañera de «ticket». Acudió a Little Haiti nada más llegar a Miami el 5 de octubre para prometer apoyo a esta comunidad y pedir su voto. «¿No sería una ironía, la ironía de todas las ironías, si en la noche electoral, resulta que los haitianos dieran un golpe de gracia en esta elección?», animó el candidato demócrata a la Casa Blanca, según recogieron medios locales.

Mujeres de origen haitiano, en Little Haití con el traje típico al candidato demócrata
Mujeres de origen haitiano, en Little Haití con el traje típico al candidato demócrata – AFP

Su antecesora en 2016, Hillary Clinton, había despertado un amplio rechazo entre los haitianos por su cuestionado papel en la reconstrucción tras el terremoto de 2010. Tanto ella, que fue secretaria de Estado con Barack Obama, como la fundación que creó con su marido Bill, recibieron fuertes críticas por aprovecharse supuestamente de sus actividades en el país sin que su labor repercutiera apenas en beneficio de la población.

«Los Clinton son despreciados por muchos haitiano-estadounidenses aquí, y peor en Haití», señala Marleine Bastien. Entre otros hechos, recuerda que respaldaron la llegada a la presidencia haitiana de Michel Martelly, quien habría dado después «carta blanca» a un hermano de Hillary para extraer oro en las minas y «saquear la isla», denuncia.

«Los Clinton son despreciados por muchos haitiano-estadounidense, y peor en Haití», afirma Bastien

Donald Trump aprovechó en 2016 esos recelos hacia la candidata demócrata para presentarse durante la campaña en la Pequeña Haití de Miami y ofrecerse como el gran adalid de su causa. Sin embargo, tras alcanzar la presidencia levantó a su vez la ira de los haitianos, al oponerse a la entrada en EE.UU. de más inmigrantes procedentes de lo que calificó como «países de mierda». Una de las naciones a las que se refería con esa expresión despectiva era Haití. Trump ha querido retirar el Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) del que se beneficiaban los haitianos en EE.UU. tras el destructivo seísmo.

«Trump vino a la Pequeña Haití en 2016 y dijo a los haitiano-estadounidenses: “Yo seré vuestro defensor”. Bien, hasta ahora ha sido una pesadilla», afirma por correo electrónico Marleine Bastien, fundadora y líder del Movimiento de la Red Acción Familiar (FAMN, por sus siglas en inglés).

Precisamente, Biden se comprometió durante su visita a Miami a garantizar esa protección a los haitianos y les avanzó que creará una reforma migratoria que les facilitará el camino a la ciudadanía.

«La inmigración es sin duda una prioridad» para los votantes haitianos, destaca Bastien. Su organización, el FANM, es una de las que demandó a la Administración Trump porque «violó las leyes al emplear animosidad y xenofobia para acabar con el TPS», y además «frenó el programa de libertad condicial para reunificación familiar que la FANM tardó cinco años en organizar», comenta.

Los haitianos suelen ser de inclinación demócrata (como los que aparecen en la imagen), aunque Marleine Bastien asegura que hay un «creciente nicho» republicano también
Los haitianos suelen ser de inclinación demócrata (como los que aparecen en la imagen), aunque Marleine Bastien asegura que hay un «creciente nicho» republicano también – Reuters

Los problemas de empleo, vivienda, igualdad racial y brutalidad policial son otros de los asuntos que tienen en mente los miembros de su comunidad a la hora de poner en su papeleta el nombre de uno u otro candidato, apunta. Los haitianos, explica, «han sido muy activos en el movimiento Black Lives Matter (Las vidas de los negros importan)».

En los últimos tiempos, a los asuntos a tener en cuenta se suma la gestión de la pandemia por parte de Trump, con la que «la mayoría están insatisfechos», según Marleine Bastien. «La mayor parte de los dólares de estímulo han ido a grandes corporaciones, dejando a la clase media y a las familias con bajos ingresos en una situación de crisis», denuncia, mientras «muchos no pueden pagar la renta o la hipoteca porque ha sido muy difícil para los trabajadores acceder a los servicios de desempleo en Florida», algo que achaca a que el anterior gobernador, el republicano Rick Scott, «amañó el sistema haciendo casi impositble parala gente recibir sus beneficios de paro». «El nivel de miseria o crisis no tiene precedentes», señala.

En defintiva, resume Marleine Bastien, «el voto haitiano es significativo y muy importante en unas elecciones presidenciales que estarán muy reñidas ¡y Florida es imprescindible para ganar!».

Ver los
comentarios

www.abc.es

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta