Economía

Los feriantes buscan su oportunidad tras el freno por el coronavirus

El sector logra que la Generalitat acepte un plan para volver a trabajar en Catalua tras el parn ocasionado por la pandemia

Feria en Molins de Rei.

Feria en Molins de Rei.

  • En directo.

    ltima hora sobre la crisis del coronavirus

  • Sector.

    Los feriantes piden trabajar para que la Covid no los extinga

Tras un verano en blanco, una caravana de atracciones se desplaz a la fiesta mayor de Molins de Rei, a finales de septiembre. Fue la primera feria estndar en el entorno de Barcelona desde que la Covid llev a cancelarlas. Acudieron 25 atracciones, «las mismas de cada ao», afirma el presidente del Gremio de Industriales Feriantes de Barcelona y Provincia, Marcos Ors. Sirvi de puesta a punto de las medidas que el colectivo plantea para que se le deje trabajar mientras el coronavirus no remita. Con el entorno perimetrado y control de acceso, la prueba se sald «con poco pblico, una tercera parte» en comparacin con otros aos, admite Ors. La Generalitat aprob pocos das ms tarde el plan que el sector ha redactado para reabrir. Los feriantes se encomiendan al reglamento para rehacerse del frenazo.

El protocolo estipula que se intensifique la limpieza en las ferias mientras la pandemia perdure. Los asistentes debern lavarse las manos al penetrar en el recinto y siempre que suban a una atraccin. A tal efecto se emplazarn dispensadores de gel hidroalcohlico en la entrada y cada una de las atracciones. Despus de cada viaje, los responsables del tiovivo, la noria o cualquier otra diversin debern desinfectar asientos y otros elementos, «en especial los que estn en contacto con las manos o aquellos que estn cerca de la cara», como barras y reposacabezas, especifica el documento.

A su vez, la mascarilla ser obligatoria a partir de los seis aos, aunque se recomendar que los nios de menor edad tambin se la cian. La distancia de seguridad se delimita a dos metros en espacios comunes y colas, mientras que se reduce a metro y medio en las atracciones. El aforo puede incrementarse estrechando la superficie de dos metros y medio a un metro cuadrado por persona si se asignan localidades con antelacin y se toman precauciones contra las aglomeraciones.

«Muchas atracciones han colocado mamparas de separacin. Es una forma de que funcione al 100%», explica Ors. «Si no es posible, se cubre un asiento y otro no, como en los autos de choque o los caballitos», ejemplifica. Aparte, no se aconseja el uso de las tpicas fichas para poder subir a las atracciones: debern desinfectarse tras cada uso, aunque se aboga por entradas de un solo uso.

Las ferias quedan supeditadas a la evolucin de la epidemia, las restricciones que se dicten y las directrices del ayuntamiento correspondiente en caso de estar vigentes limitaciones a la movilidad o actividades no esenciales. En Molins se acot la afluencia a la mitad.

Una vez desencallado el reglamento, el gremio de Barcelona procura convencer a algunos ayuntamientos para que les permitan instalarse. Ya lo intent en las fiestas de la Merc, pero no se le autoriz al carecerse todava de plan de seguridad.

«El problema es que la temporada fuerte ha acabado», analiza Ors. «No se nos ha dejado montar en verano para demostrar si ramos seguros o rentables. Es importante que se vaya viendo que las ferias entran en la nueva normalidad aunque no sean rentables y que la gente se vaya quitando el miedo, tambin los ayuntamientos. Vamos a intentar hacer muchas ferias de aqu a enero», manifiesta.

Por otro lado, los agremiados reclaman compensaciones mediante rebaja de tasas. Ors recuerda las deprimidas condiciones en que han cado: «Es una faena sacar adelante a una familia con 661 de ayuda de autnomos. Los que no han podido acogerse han acudido a Critas o la asistenta social. La gente joven se busca la vida en almacenes o el transporte. Nos hemos tenido que reinventar».

«El plan nos va a ir bien para reactivarnos, pero los ayuntamientos van por libre. Ya podemos tener el protocolo que, si dicen que no, no tienen ninguna obligacin de dejarnos espacio», recalca Susana Snchez, portavoz de la Asociacin Cultural de Atracciones de Feria de Catalua. No ha podido aparcar su food truck ni una sola vez este 2020 y no cuenta con que salga una oportunidad hasta mayo, a no ser que la Covid siga azotando. «Va a ser un invierno duro. Despus de una temporada sin nada, seguimos sin ayudas», protesta. El Parlament refrend una mocin de Ciudadanos para otorgar subvenciones que subsanen el cierre de las ferias. No se han concedido.

El virus amenaza con arrasar la tradicin. «Desaparecern muchos si no se nos deja reactivarnos? S, por desgracia, como en muchos sectores. Pero la mayora vamos a intentar no abandonar. Lo heredamos de generacin en generacin, no solo es un negocio», esgrime Ors.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

www.elmundo.es

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta