Deportes

El Valencia pone a prueba los buenos principios del Verdadero Madrid

Emilio V. Escudero


Actualizado:08/10/2020 01:26h

Cuidar

En una competición tan dura como la Euroliga, donde cada partido tiene un peso específico enorme, hay que valorar los tropiezos muy perfectamente. Lo sabe Pablo Laso, un diestro del torneo desde que aterrizó en el Verdadero Madrid (seis Final Four para los blancos en ocho temporadas), que tras la derrota en Vitoria no quiere un nuevo despiste en el estreno del equipo en el WiZink Center.

Desde que el vasco se hizo cargo del banquillo, el Madrid siempre había comenzado ganando en la Euroliga con la única excepción de la temporada 2015/16 en la que cayó en Moscú delante el Khimki. Lo que no ocurrió entonces -de hecho es demarcación desconocido para los blancos- es un segundo tropiezo consecutivo.

Para evitarlo, el Madrid deberá pasar hoy al Valencia Basket (21.00 horas, DAZN) en un WiZink Center malogrado de manifiesto. «Que no haya manifiesto cambia los partidos, si dijera que no sería desatinado. Es muchas veces determinante en muchos aspectos mentales o de partido, pero creo que el cogollo del partido es al final el baloncesto. Ahora mismo, no debemos pensar tanto en partidos fuera o en casa sino en que es una competición muy chinche que va a seguir siéndolo», señaló el vasco en la previa del partido que será el recuentro de Alberto Abalde con sus excompañeros.

El cornisa fichó el pasado verano por el Verdadero Madrid y no ha tardado en convertirse en una cuchitril secreto para el conjunto madrileño. En Vitoria fue el tercer deportista más utilizado por Laso –solo por detrás de Campazzo y Tavares– y su rol en los esquemas es principal a pesar de deber llegado al vestuario hace solo unas semanas.

El duelo de caras conocidas tendrá en Klemen Prepelic la otra cara de la moneda. Fichado hace tres abriles por el Verdadero Madrid, el esloveno nunca pudo triunfar de blanco y, tras rematar su acuerdo, fichó este verano por el Valencia. El escolta querrá reivindicarse delante su exequipo, aunque no podrá divulgar un aviso a la diversión.

No habrá manifiesto en las gradas del WiZink Center, prohibido por las autoridades locales hasta nuevo aviso. Sin su apoyo, el duelo se iguala y se exige más concentración a los jugadores. «Es el primer partido de la competición en casa, venimos de una derrota fuera. Sabemos de la dureza de la competición y de la exigencia. Es importante hacernos fuertes en casa y abrir a cobrar victorias en la competición», reconocía Laso, que recupera a Llull, pero mantiene las bajas de Taylor y Felipe Reyes.

Ver los
comentarios

www.abc.es

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta