España

Sociedades científicas piden que el control de la pandemia no sea político

Sociedades científicas piden que el control de la pandemia no sea político

«En vitalidad, ustedes mandan, pero no saben». Este es el título de un documento que 55 sociedades científicas de España, que representan a más de 170.000 profesionales sanitarios, avalaron y que va dirigido a los políticos. Con el texto dejan clara su exigencia: no fundarse en enfrentamientos partidistas para hacerle frente a la pandemia de la COVID-19.

En el documento predomina una premisa: se requiere una respuesta coordinada, equilibrada y con colchoneta exclusivamente en criterios científicos claros, comunes y transparentes.

La publicación ha despertado el debate. Pedro Gullón, vocal de la Sociedad Española de Epidemiología y quien no suscribe el documento, apunta que hay una lucha de evidencias. “El campo de la crematística rastreo resultados que son distintos a los del campo de la vitalidad y ahí puede acaecer una contradicción. Los políticos tienen que encargarse de encontrar el nivelación que mejor encaja”.

La vitalidad y el manejo de los políticos

Los gobernantes son quienes tienen la última palabra sobre cómo debe robar el nivelación entre proteger la vitalidad de la población y ayudar estable la crematística; todo mientras el virus sigue circulando por el mundo. Son ellos quienes dictan las directrices y deberían hacerlo con colchoneta en los criterios técnicos adecuados, señala el documento.

Cuestionan que se hayan impuesto medidas dictadas por tácticas partidistas en superficie de tomar en cuenta la evidencia médica acondicionado.

Hasta el viernes 2 de octubre, España alcanzó los 32.086 fallecidos y los 789.932 contagiados desde que empezó la pandemia, de acuerdo con el Tarea de Sanidad. Este fin de semana Madrid se despertó en su primer día de confinamiento parcial, con las autoridades policías controlando las entradas y futuro de la renta española.

Este cuarentena de dos semanas que impuso el gobierno doméstico afecta aproximadamente a 4,8 millones de personas. Cualquier desplazamiento no esencial está prohibido tanto internamente como fuera de la ciudad y en nueve de sus suburbios.

Pedro Sánchez, presidente del gobierno, aseguró que estas medidas eran «críticas» para poder frenar el repunte de casos. Indicó que se quiere evitar el mismo escena de marzo y abril, cuando los hospitales estuvieron desbordados de pacientes.

Sin bloqueo, estas nuevas medidas han desatado un enfrentamiento político importante, equitativamente el que señalan los firmantes de «En vitalidad, ustedes mandan, pero no saben«.

Isabel Díaz Ayuso, quien preside el gobierno de Madrid y es miembro del Partido Popular, aceptó la aplicación de las restricciones, pero presentó un solicitud para anularlas en presencia de la Audiencia Doméstico. Ayuso y consejeros regionales afirman que estas nuevas restricciones provocarían un caos y atentarían contra una ya debilitada crematística; por otra parte de implicar la violación de su autoridad como autoridad tópico.

Este enfrentamiento de posiciones ha puesto sobre la mesa equitativamente el debate de que más que la vitalidad pública, prela más una visión de intereses políticos.

La importancia de las autoridades sanitarias en la papeleo

«Solo las autoridades sanitarias, sin ninguna injerencia política» son las que deben establecer prioridades respecto a la interpretación en presencia de enfermedades, señalan las 55 sociedades que avalan el documento.

Apuntan igualmente alrededor de el correcto manejo de los bienes sanitarios . Aseguran que esto solo se consigue a través del conocimiento «profundo» de las ciencias de la vitalidad, unido a un serio compromiso de aumentar los bienes de investigación. Los nuestros son muy inferiores a los países del entorno».

Los profesionales sanitarios piden un aproximación con las autoridades para establecer el papel que ellos pueden tener en la papeleo de la pandemia de la COVID-19.

La toma de decisiones

Desde que empezó la crisis por la pandemia se tomaron decisiones que fueron cambiando con su progreso. Muchas de ellas atadas al surgimiento de variados descubrimientos, por tratarse de un virus nuevo y totalmente desconocido.

Tras una primera ola de contagios, algunos expertos cuestionan que no se ha aprendido de los resultados que han dejado estas medidas. José Miguel Cisneros, expresidente de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, reflexionó sal respecto en una entrevista para la revista The Lancet.

Viajeros con mascarillas protectoras esperan en un andén en la estación de tren de Atocha durante un bloqueo parcial en medio del brote de la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en Madrid, España/REUTERS
Viajeros con mascarillas protectoras esperan en un andén en la fase de tren de Atocha durante un separación parcial en medio del brote de la COVID-19, en Madrid
| REUTERS

«España ha sido la primera en la primera ola y la primera en la segunda. No hemos parendido por descuido de evaluación, no se ha hecho autocrítica ni se ha usado la evidencia acondicionado y esto es lo que reclamamos» en el manifiesto.

«En nombre de más de 47 millones de españoles, ustedes y sus familias incluidos, tenemos que cambiar ya tanta inconsistencia política, profesional y humana». Así lo piden los firmantes, quienes concluyen ofreciendo sus conocimientos para integrarlos en «todos los ámbitos de la vitalidad». Esperan su colaboración en la papeleo de la pandemia.

Lea igualmente:

www.cambio16.com

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta