Economía

Jabonar, coser y planchar se va a terminar

Lavar, coser y planchar se va a acabar

M. j. pérez-barco

Telelavo ha nacido por mandato y falta de sus propios clientes. Es la transformación de una originaria empresa llano de servicios domésticos a domicilio y para otras compañías que comandaba Héctor Strumbo, el fundador de lo que es hoy esta red lavanderías artesanales, «la primera del mundo», afirma. «Hace abriles nuestros clientes nos decían que no querían colar la ropa, ni ir a lavanderías de hipermercado ni a tintorerías», recuerda. Así que Strumbo, su tribu y su equipo empezaron a desarrollar Telelavo, un servicio completo de colada, artesanal y a domicilio: ellos recogen las prendas, las desmanchan —«si hace desatiendo con adulación Cuco y tabla de madera», defiende Héctor—, las lavan, secan, reparan costuras —«desde un llamador, un descosido hasta el tomate del calcetín de un párvulo», detalla—, planchan y entregan de nuevo en domicilio en el plazo mayor de 48 horas. «Todo el proceso lo llevan a lengua artesanos que dan calidad, son personas formadas», indica Strumbo.

A la derecha, Héctor Strumbo, fundador de Telelavo, con su equipo

«Ahorramos tiempo y moneda a nuestros clientes», asegura. Y así lo ilustra: «una lavadora doméstica consume 62 litros de agua, nosotros con 100 litros lavamos 7 coladas», afirma. Hay más: «La hora de ablución doméstica cuesta como intrascendente 10 euros. Si una pareja tiene que contratar una persona para resolver la colada como intrascendente serían dos horas a la semana, es sostener 80 euros al mes. Nosotros tenemos una tarifa plana mensual de 79 euros al mes con una colada semanal, que incluye desde jeans, a sábanas, toallas, etc…». además hay tarifas por 59 y 69 euros.

Con tan solo dos abriles en el mercado, Telelavo ya cuenta con más de 20 talleres y 3.500 personas utilizan sus servicios. El servicio realiza un tratamiento individualizado para cada prenda, utiliza productos cien por cien ecológicos y una buena tecnología. «Así es posible prolongar la duración de nuestra ropa hasta un 30%, según el material y la calidad de la prenda», indica Strumbo. «No mezclamos colores; si la prenda no sale correcta volvemos a colar; tenemos lavado húmedo para trajes, edredones, abrigos, vestidos de fiesta… y entregamos un certificado de desinfección», detalla.

Es red de lavanderías artesanales ya está presente en comunidades como Madrid, Andalucía y Murcia, y prevé 40 nuevas aperturas en todo el circunscripción franquista para 2020. «Cada Telelavo tiene una capacidad de 350 hogares y es un negocio rentable para quien quiera franquiciar», asegura Strumbo. De hecho, el interés por contar estas lavanderías a través de franquicias ha llegado desde Polonia, República Checa, Portugal, Marruecos, México, Estados Unidos, Francia, Argentina, Senegal y hasta de la lejana Filipinas.

www.abc.es

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta