EconomíaNoticias

Trump, que se encuentra mejor de vigor, saludo a los a simpatizantes concentrados en la cercanías desde el coche

El presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump, trabaja en la suite presidencial del hospital militar Walter Reed de Bethesda (Estados Unidos) este sábado.

El presidente estadounidense, Donald Trump, salió momentáneamente este domingo del hospital marcial Walter Reed para saludar por sorpresa y desde un utilitario al clase de simpatizantes que se han concentrado en las cercanías del confuso, una intrepidez que levantó numerosas críticas.

Trump, con mascarilla y las ventanas cerradas, apareció en uno de los vehículos blindados de su comitiva presidencial y saludó a las personas que se han concentrado fuera del confuso Walter Reed, en Bethesda (Maryland), con banderas con el nombre del presidente y mensajes de apoyo al mandatario, que lleva aquí ingresado desde el viernes por la oscuridad tras dar positivo por la COVID-19.

Dos agentes del servicio secreto, igualmente con mascarillas, le condujeron en esta breve salida del hospital.

El alucinación no fue anunciado y ni siquiera el clase de periodistas de la Casa Blanca que hace pelotón para informar sobre el presidente fue avisado con adelanto.

Trump anunció su salida en un video en Twitter un poco posteriormente de las 5:00 pm (hora específico): «Vamos hacer una pequeña invitado sorpresa a algunos de los patriotas que están en la calle, que llevan ahí mucho tiempo, con banderas de Trump y que aman nuestro país».

«Ha sido un alucinación muy interesante, he aprendido mucho sobre la COVID. Lo he aprendido yendo a la verdadera escuela. Esta no es la escuela de observar libros. Lo he aprendido y entendido», aseguró Trump como si su alojamiento en el hospital estuviera llegando a su fin.

El presidente dijo que ha tenido la ocasión de encontrarse con soldados y personal de emergencias, pese a que un enfermo de COVID-19 debería estar en total aislamiento.

James Philips, el médico responsable de los residentes del hospital Walter Reed, criticó duramente la intrepidez de Trump de salir brevemente del hospital en Twitter: «La camioneta (en la que se traslado el presidente) no es solo blindada, sino que está sellada herméticamente contra ataques químicos. El peligro de transmisión de COVID-19 es el más suspensión posible a excepción de procesos médicos. La irresponsabilidad es escandalosa. Lo siento por los agentes del Servicio Secreto que se vieron forzados a participar».

La Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca emitió un comunicado en el que criticó que el equipo del presidente no comunicara la salida con adelanto a los periodistas de pelotón.

«Es un escándalo que el presidente abandone el hospital, aunque sea un momento, en una crisis sanitaria sin el pool (clase asignado) de periodistas presente para fijar que el pueblo estadounidense sabe qué hace y cómo se encuentra el presidente», aseguró la asociación, que defiende una cobertura independiente de las actividades de la Presidencia.

Trump ingresó el viernes por la tarde en la suite presidencial del hospital Walter Reed tras dar positivo por la COVID-19 y comprobar una caída en el oxígeno en muerte y fiebre.

Desde el viernes, el presidente ha mejorado, según su equipo médico, y, aunque ha registrado una segunda caída en sus niveles de oxígeno, sólo ha mostrado síntomas leves.

Los médicos que lo atienden aseguraron hoy que el mandatario podría desatender el hospital el lunes y seguir su tratamiento con antivirales y esteroides en la Casa Blanca.

Biden viaja por primera vez a Miami para recuperar dominio entre los cubanos

El candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, visitará este lunes por primera vez en esta campaña el sur de Florida, donde las encuestas apuntan que está por detrás de intención de voto entre el electorado cubanoestadounidense.

El que fue vicepresidente durante el mandato de Barack Obama (2009-2017) visitará primero el Centro Cultural de Little Haití en Miami, donde, seguidamente intervendrá en el popular ensanche de la Pequeña Habana en un acto que se denominará «Rehacer Mejor».

En este acto de campaña, Biden explicará sus planes destinados a «reedificar mejor la pertenencias para la comunidad latina y las familias trabajadoras».

En la oscuridad, participará en un foro notorio organizado por la cautiverio NBC, mientras que su esposa, Jill, tendrá un acto electoral poco más al finalidad, en Boca Ratón.

Esta será la segunda invitado de Biden a este reñido estado, posteriormente de que a mediados de septiembre viajara a Tampa y Orlando para reunirse con veteranos del Ejército y puertorriqueños, importante clase latino que puede compensar su posible mal desempeño entre los votantes de origen cubano.

Entre los electores de origen cubano, venezolano y nicaragüense parece estar calando el discurso anticomunista del presidente Donald Trump, que continuamente alerta de que si anhelo Biden Estados Unidos puede lograr a ser «una Venezuela igualmente».

Aunque a nivel franquista la mayoría del voto latino apoya mayoritariamente a los demócratas, en 2016 cerca de la centro de los cubanos optó por Trump, en una tendencia que se puede ampliar el próximo 3 de noviembre.

<!–

Alguna publicidad robusto y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta información. Conoces nuestra tilde editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la pelotón de España y la identidad de Europa. No es comprensible ni es rebajado sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aporte, que formes parte de nuestro esquema, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.

–>

revista.es

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta