Economía

El turismo rural, el ms beneficiario en «la peor temporada de la historia» de Girona

Imagen promocional de la localidad de Beget

Lunes,
5
octubre
2020

11:22

Los grandes hoteles, campings y pisos tursticos se han llevado la peor parte


Imagen promocional de la billete de Beget

Las casas rurales de Girona se han convertido en el sector ms beneficiario en el situación de una temporada que con la prdida de 700.000 turistas y de 4,2 millones de pernoctaciones respecto a 2019 -motivada por la crisis sanitaria-, ha sido descrita por el Patronat de Turisme Costa Brava Pirineu de Girona como «la peor de la historia».

«Para nosotros ha sido una temporada muy buena, con cifras de ocupacin superiores al 90% de media, en parte gracias a que a diferencia de otros aos comenzamos la temporada a finales de junio por la demanda que roncha tras el confinamiento, especialmente en destinos de interior como el Ripolls, la Cerdanya y la Garrotxa», explica la directivo de la Associaci de Cases de Turisme Rural Girona-Costa Brava-Pirineus, Tere Vil.

Asimismo, la ocupacin en las casas rurales gerundenses se ha trillado favorecida por el aumento del cliente de proximidad. «La mayora de nuestros clientes siempre tiene el mismo división de origen, Barcelona y su rea metropolitana, pero este verano hemos notado un aumento exponencial de clientes de la propia provincia respecto a otros aos».

Por ltimo, Vil atribuye el xito, «principalmente entre las familias y las parejas», de este tipo de establecimientos respecto a otros a la independencia que proporcionan, al entorno natural donde se ubican, y a que son espacios apartados de los ncleos urbanos y de las aglomeraciones de los grandes hoteles.

Otro de los sectores que han sabido esquivar los existencias negativos de la pandemia han sido los pequeos hoteles, tanto los ubicados en el Pirineo como en la Costa Brava Central.

«Teniendo en cuenta que hemos estado casi tres meses cerrados y que conjuntamente ha sido un verano psimo, podemos estar contentos de poseer estado por encima de la media catalana y poseer sacado la mejor nota de todo el margen gerundense en cuanto a ocupacin, una media del 70% entre julio y agosto», asegura el directivo de la Uni d’Empresaris d’Hostaleria i Turisme de la Costa Brava Centre, Mart Sabri, quien aade que al contrario de los grandes hoteles que trabajan con grandes operadores tursticos, «hemos podido liberar los muebles gracias al cliente franquista y a que tratamos con ellos directamente».

Una sutil diferencia que de hecho explica que la Costa Brava sur -Blanes, Lloret de Mar y Tossa de Mar, donde se ubican los grandes establecimientos hoteleros- haya sido el sector ms afectado y foco principal de un descenso en la ocupacin cercano al 42% en el margen gerundense, provocado principalmente por las recomendaciones extranjeras de no correr a Catalua y la coherente escasez de cliente internacional, imprescindible para el sector.

«La temporada, que bsicamente se ha concentrado en los meses de julio y agosto, ha sido desastrosa. Los grandes hoteles no han podido cascar por la descuido de clientes, y los pequeos que s han destapado han tenido ocupaciones bajas, del 30% entre semana y entre el 70 y el 80% algunos fines de semana», comenta el presidente de la Associaci d’Hostaleria de Blanes, Enric Portas.

«En nuestro caso la valoracin de la temporada es muy mala, poseer tenido cerrados nuestros establecimientos los meses de marzo a junio supone un cero de ocupacin y afecta mucho a la media anual, mientras que en julio y agosto hemos registrado ocupaciones un 20% por debajo respecto al 2019», aade el presidente del Associaci Turstica d’Apartaments Costa Brava-Pirineu de Girona (ATA), Llus Parera, quien atribuye las malas cifras a los mensajes negativos lanzados por las administraciones en cuanto a los rebrotes «y que asustaron mucho al cliente internacional. Y eso es un error de comunicacin que no se puede repetir frente a la perspectiva de nuevos rebrotes».

Por ltimo, los campings gerundenses -que han invertido hasta 1,6 millones en medidas contra la Covid-19- ha sido otro de los sectores damnificados por la marcha de cliente internacional. Segn cifras de la Associaci de Cmpings de Girona, la ocupacin se ha resentido sobre todo en el la zona de costa -con un mximo del 41% en julio, y de un 38% en agosto-, mientras que en el interior y en los Pirineos -entre un 44 y un 89% entreambos meses- «ha sido mejor ya que muchos clientes nacionales han buscado destinos con poca densidad de poblacin».


Conforme a los criterios de

The Trust Project

Asimilar más

www.elmundo.es

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta