España

Dos colaboradores de Eugenio Pino apuntan frente a el enjuiciador de ‘Kitchen’ que De los Cobos conocía el uso de fondos reservados

Dos colaboradores de Eugenio Pino apuntan ante el juez de 'Kitchen' que De los Cobos conocía el uso de fondos reservados

MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) –

Felipe Eduardo Lacasa Córdoba, secretario caudillo de la Dirección Adjunta Operativa (DAO) de la Policía en la etapa en la que estuvo liderada por Eugenio Pino, defendió frente a el enjuiciador que instruye el ‘caso Kitchen’ que la Secretaría de Estado de Seguridad del Empleo del Interior conocía las operaciones que se realizaban con fondos reservados, puesto que el que fuera director del Salita de Coordinación de Estudios, Diego Pérez de los Cobos, le llegó a preguntar por alguna en concreto.

En su segunda comparecencia como testimonio en la Audiencia Franquista en septiembre de 2019, Lacasa Córdoba se refiere al papel de supervisor en los fondos reservados de este Salita de Coordinación, puesto esencia adentro de la Secretaría de Estado de Seguridad, y lo mismo hizo su antecesor, José Manuel Benavides Rollo.

Los dos altos cargos de la DAO fueron preguntados por la operativa mediante la que se recibían los fondos reservados de la Secretaría de Estado de Seguridad –dirigida por el imputado en la causa Francisco Martínez–, y entreambos explicaron que sólo llevaban una carpeta que contenía un recapitulación del desembolso del mes de cada mecanismo, en caudillo, en el que no se especificaba cero sobre el destino final del desembolso, ni siquiera exculpación del uso de los fondos.

Lacasa Córdoba, sin requisa, matizó que, desde su punto de pinta, la Secretaría de Estado recibía más información de la DAO sobre los operativos que realizaban –«a veces una treintena de ellos»– porque el coronel Diego Pérez de los Cobos le habló «de alguna operación de la Comisaría Militar de Información». «Entiendo que era conocedor de las operaciones y del resto de contenido, por lo que entiendo que se le mandaba», explicó.

Diego Pérez de los Cobos es un coronel de la Guarnición Civil que cobró notoriedad pública por su papel de ‘mando único’ del dispositivo para impedir el referéndum independentista del 1-O. Este mismo año fue cesado como responsable de la Comandancia de Madrid en medio de una polémica por un referencia legal sobre el impacto de la manifestación del 8M en el contagio de coronavirus.

Durante esta nueva comparecencia, Lacasa trató de dejar claro que él en ningún momento se interesaba por las operaciones sufragadas con esos fondos reservados, y que nones oyó susurrar de ninguna que llevara por nombre ‘Kitchen’, ‘Cocinero’ o ‘Kit’.

Sí ha ahondado en que él como cajero-pagador dio hacienda de esos fondos tanto al que fuera patrón de la Pelotón Central de Apoyo Activo (UCAO), Enrique García Castaño, como al comisario retirado y en prisión preventiva José Manuel Villarejo y al comisario Andrés Gómez Destacado, todos investigados en la causa que se sigue por la operación parapolicial que se montó para sustraer documentos al extesorero del PP Luis Bárcenas, que eran sensibles para el partido.

EL HECHO EXTRAÑO DE LA UCAO

Por otra parte, ha indicado que en ese trajín de apuntes contables que realizaba en el «obra vetusto y anciano» en el que llevaban las cuentas de la DAO, se daba una particularidad, y es que García Castaño, a pesar de reconocer por ser de la UCAO de la Comisaría Militar de Información, recibía hacienda de forma paralela a esa mecanismo. Y ha indicado que esto se hacía así por orden del director de la DAO Eugenio Pino.

«La UCAO extrañamente salía fuera de la Comisaría Militar de Información y participaba de modo ajena en algunas operaciones. Uno tiene su criterio policial y me extrañaba que la UCAO trabajara por evadido, pero conociendo al responsable podía entender que era una asignación singular del DAO», explicaba.

En este sentido, afirmó que García Castaño pedía directamente los fondos y llevaba operaciones que supervisaba personalmente el DAO. Por otra parte, aseguró que esos ‘recibís’ que firmaban tanto García Castaño como Villarejo, entreambos con el conocido bueno de Pino, quedaron custodiados en los archivos de la secretaría caudillo, donde, en principio, permanecen.

www.europapress.es

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta