Mundo

Ruanda exhuma en lo que va de año cerca de 800 cuerpos de víctimas del matanza en el albufera Mugesera

Ruanda exhuma en lo que va de año cerca de 800 cuerpos de víctimas del genocidio en el lago Mugesera

MADRID, 16 Sep. (EUROPA PRESS) –

Las autoridades de Ruanda han exhumado en lo que va de año cerca de 800 cuerpos de víctimas del matanza de 1994 en la zona del albufera Mugesera, con la mayoría de ellos siendo hallados desde el 26 de agosto, según una estructura civil de supervivientes en el país africano.

Durante este periodo han sido recuperados 791 cadáveres en la zona, 547 de ellos entre el 26 de agosto y el 14 de septiembre, si aceptablemente las operaciones de búsqueda continúan en los alrededores del albufera, tal y como ha recogido el diario ruandés ‘The New Times’.

Jean-Pierra Musafiri, presidente de la estructura Ibuka en el distrito de Ngoma, ha detallado que el primer difunto fue localizado por un caprichoso que estaba pastoreando cabras, antiguamente de juntar que «esa tierra era entonces propiedad de responsables de líderes y responsables del matanza».

Así, ha manifestado que, si aceptablemente será difícil identificar a las víctimas, el hecho de que los cuerpos hayan sido recuperados supone un «gran» alivio para los supervivientes. «Al menos se puede aseverar que quizá él o ella están entre los que han recibido el entierro modesto que merecen», ha argüido.

Más o menos de 800.000 ruandeses, la inmensa mayoría de ellos tutsis y hutus moderados, fueron asesinados por extremistas hutu durante cerca de tres meses en 1994. A día de hoy todavía se están descubriendo fosas comunes, especialmente desde que los condenados que han cumplido sus penas han aportado información sobre el circunstancia en el que enterraron o abandonaron a sus víctimas.

Las raíces del conflicto entre hutus y tutsis se remontan varias generaciones pero el matanza se desató tras la crimen del presidente Juvenal Habyarimana, víctima del derribo de su avión presidencial –en el que asimismo viajaba el presidente de Burundi, Cyprien Ntaryamira– con un misil el 6 de abril de 1994.

Tras la crimen del mandatario, la milicia Interahamwe lanzó una campaña de ejecuciones que se prolongó durante 100 días, en muchas ocasiones despedazando a sus víctimas en sus casas, en iglesias, estadios de fútbol o en barricadas.

www.europapress.es

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta