Deportes

Nuevo ‘tijeretazo’ de Bartomeu en el fútbol colchoneta

Escudo/Bandera Barcelona

Desde esta temporada, ni los jugadores ni el staff del Barcelona B ni del Lozano pueden utilizar el comedor de la planta descenso de La Masia, donde generalmente se reunían para desayunar o manducar, antiguamente o posteriormente del entrenamiento, respectivamente. Se proxenetismo de una medida que ha instaurado en el club como protocolo de seguridad del coronavirus -sólo pueden ingresar a la Masia los deportistas inquilinos y los trabajadores autorizados-, pero que tiene igualmente consecuencias directas adentro de la política de reducción de gastos al ahorrarse de esta forma un buen número de almuerzos y comidas.

De hecho, tanto a los jugadores como al resto de staff se les recomienda que si necesitan quedarse a manducar, lo soliciten previamente para inquirir una decisión. Para algunos se proxenetismo de un inconveniente importante, sobre todo si viven relativamente acullá de la Ciutat Esportiva: los entrenamientos en estas categorías suelen consumir al filo de las 14 horas, por lo que no pueden manducar antiguamente de las 15 horas en el mejor de los casos.

Hay que recapacitar que el fútbol colchoneta ya ‘sufrió’ en sus propias carnes las secuelas de la pandemia del coronavirus al hallarse sometido todo el staff y empleados durante casi tres meses a un ERTE partidista del 30% de reducción salarial.

as.com

Noticias Madrid Norte

Deja una respuesta