Publicado: Sáb, Setiembre 30, 2017
Espectáculos | By Galena Nuncio

Vestida de payaso mató a la esposa de su futuro marido

Vestida de payaso mató a la esposa de su futuro marido

La identidad del clown jamás pudo ser descubierta pese a las sospechas, hasta ayer.

De acuerdo a las autoridades, Marlene Warren fue baleada en su casa de Wellington en mayo de 1990.

Mientras terminaban de desayunar, a las 10:45 de la mañana, de un vehículo blanco marca Chrysler bajó una persona vestida como payaso que caminó hasta la puerta principal. Tras recibir un disparo en la cara, cayó gravemente herida y murió dos días después en un hospital local.

El crimen, relata la nota de entonces, fue atestiguado por los hijos de Marlene así como varios vecinos quienes vieron al payaso escaparon en el mismo automóvil.

Así mismo dentro de la investigación, salió a la luz pública que Keen Warren, se había casado en 2002, con el esposo de Marlene Warren, este hecho llevó a los detectives considerar que Michael Warren, viudo de Marlene estuviera involucrado en el asesinado de su propia esposa en aquel entonces.

Doce años después, Michael y Sheila se casaron.

Sheila Keen Warren (el "payaso asesino") y su víctima, Marlene Warren. Ambos habían vivido en Tennessee y administraban un restaurante.

Si bien las investigaciones no lograron vincular al hombre con el asesinato de Marlene, sí detectaron fraude en su negocio de automóviles, por lo que fue sentenciado a tres años de prisión en 1992.

Inicialmente, la sospecha se centró rápidamente en Michael Warren, el marido de la víctima, ya que los amigos y la familia dijeron que la pareja estaba teniendo problemas maritales. Incluso dijo que tenía un temor recurrente: creía que él sería capaz de matarla. Cuando los recibía, el payaso le disparó dos veces.

Sheila visitó a Marlene en su casa, vestida de payaso le entregó flores, globos y una caja.

Los investigadores registraron su casa y encontraron fibras de una peluca naranja que podría ser la que se había utilizado para matar a Marlene Warren.

Las pruebas contra Sheila no eran definitivas y por eso nunca la arrestaron.

El arresto de Sheila se produjo el martes pasado en su casa ubicada en las montañas de Blue Ridge, en Abingdon, en Virginia, después de que las nuevas pruebas de ADN comprobaran que ella era la autora del crimen.

El 31 de agosto de 2017 un jurado emitió cargos por asesinato en primer grado contra Sheila Keen y ordenó su arresto.

Me gusta esto: